• Categoría de la entrada:NOTAS

Macri y el desafío; por Claudio Hugo Naranjo

Mi ángulo de observación puede ser diferente a los innumerables artículos periodísticos que se han escrito sobre la figura de Mauricio Macri y su gobierno; a esta altura de mi vida puedo emitir juicios y describir situaciones que no hubiera podido apreciar tan sólo unos años atrás. Esta privilegiada ubicación es lo que me permite echar una mirada nueva sobre el periplo del actual Presidente de la Nación y su Gabinete.

Como dije en uno de mis últimos artículos, creo, que la única persona que tiene verdaderamente claro qué es Cambiemos y qué proyecto de Estado quiere desde Cambiemos es el propio Mauricio Macri y que la única persona aparte del propio Macri que tiene claro qué ha de ser Cambiemos, es Marcos Peña. Algunos dicen que Macri es un genio sin sentido común, no es un simple juego de palabras sino una síntesis de la paradójica personalidad de nuestro Presidente.
Otros argumentan que este Gobierno tiene una estructura que se parece en mucho a una corporación, se podría decir casi Argentina Sociedad Anónima; que hay un Presidente que se parece en mucho al Presidente de una compañía y en este caso hay un CEO muy definido, que es Marcos Peña. Es decir, hay para todos los gustos. Lo que ya no quedan dudas es que Macri se presenta ante los argentinos y el mundo, como un revolucionario que llegó para cambiar, en 180°, el rumbo de un país; y que Marcos Peña, que contó con pocos admiradores incondicionales durante los primeros meses de este Gobierno, comienza a ser una pieza fundamental en la conducción del Gabinete; posee atributos de buen orador, ingenio y capacidad para la réplica incisiva y mordaz. Es picante, como dicen los colombianos.
Macri, es mucho más que un político llegado de la actividad privada. Es un hombre que ha sabido salir airoso de circunstancias y acontecimientos que lo han tenido como protagonista a lo largo de su vida, y gracias a la tenacidad con que mantuvo algunos de sus puntos de vista, el transcurso del tiempo, le dio la razón o se la dará. No cabe ninguna duda que Macri no se contara entre los políticos que pasarán al anonimato; tiene un compromiso con la historia argentina que no dejará pasar. Ha firmado un contrato con la sociedad, que lo llevará a cabo hasta sus últimas consecuencias.
Lo cierto es que, la figura y personalidad de Mauricio Macri se asemeja en mucho a la de John F. Kennedy, el ex presidente norteamericano fue un personaje que siempre supo lo que quería y que no tuvo predilección por ninguna manera particular de conseguirlo: al contrario, estuvo siempre dispuesto a emplear la mejor, aun no siendo ésta muchas veces la más atractiva electoralmente hablando. Mauricio Macri despierta admiración y respeto de las figuras más trascendentes de la política mundial, se va convirtiendo lentamente en el líder que necesita esta región; entiende que es injusto que millones de argentinos vivan en la extrema pobreza, sabe que el gobierno anterior jugo dramáticamente con el hambre del pueblo; ve que Argentina tiene el potencial necesario para salir, de a poco, pero definitivamente de la pobreza. Es un hombre práctico en el accionar de gestión, tiene una personalidad que muchos ignoraban… “¡En la función pública no se jode, a trabajar!”, es la frase que ya oyeron algunos ministros que se estaban quedando dormidos. Ejerce presión y si debe tomar decisiones al límite, las toma. Es ahora o nunca. Es plata o mierda. Es un desafío histórico, que el Presidente… no dejará pasar.

 

Periodista-Escritor/@naranjo_claudio
Autor de: “Colombia… capital de los infiernos”-“Doble Agente”-“Los Apropiadores”-“Muchos dedos en el gatillo”, entre otros títulos.
1986: Congresal provincial (PJ)
1991: Candidato Diputado Nacional (PJ)
1995: Candidato a Intendente Esteban Echeverría (PJ)

Deja una respuesta