LOS GREMIOS SON DE PERÓN PERO LOS OBREROS VOTAN A MACRI; por Claudio Hugo Naranjo
Mauricio Macri
  • Categoría de la entrada:NOTAS

 

LOS GREMIOS SON DE PERÓN PERO LOS OBREROS VOTAN A MACRI; por Claudio Hugo Naranjo

La dinámica de la opinión pública no es entendida por la comunicación política contemporánea; los periódicos comunican textos, la televisión comunica imágenes y en la sociedad líquida el conjunto de las herramientas electrónicas comunica sensaciones. Es este el nuevo mapa comunicacional que la vieja política no termina de comprender. La oposición al Gobierno Nacional habla de una sociedad anestesiada, dormida. No advirtieron que la sociedad va guiando el camino para que sus representantes vayan construyendo sobre las demandas de sus ciudadanos.

Los gremios son de Perón pero los obreros votan a Macri. Los discursos de barricada que van ensayando sindicalistas y políticos opositores al oficialismo, son vetustos y anacrónicos. Cristina Fernández de Kirchner, Sergio Massa y Florencio Randazzo verán con sus propios ojos el próximo 22 de octubre lo que produce una sociedad del siglo XXI cansada que le mientan. El futuro de estos tres dirigentes es incierto el lunes 23 por la mañana.

Los obreros son peronistas pero ya no responden a sus bases; esta masa de hombres y mujeres están observando con mucha atención que el ‘neoliberalismo o liberalismo’ que es lo mismo, les está poniendo las cloacas, el agua potable, les hace digno un viaje de La Matanza a Capital Federal. El ‘neoliberalismo’, que estos tres candidatos destratan, no gobernó los últimos 32 años el país ni la provincia de Buenos Aires, fue responsabilidad de ellos que los ciudadanos hoy los esmerilen lentamente hasta la noche del 22.

“La peor soledad es estar solo con uno mismo” decía Mat Thuan; el viraje que tomo el país y la gran mayoría de los argentinos a partir de diciembre del 2015 no tiene vuelta atrás. El oficialismo ganará en todo el país, no lo digo yo ni las encuestas, lo dice la gente en el mano a mano en el puerta a puerta en el boca a boca; Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Capital Federal y provincia de Buenos Aires serán arrasadas por el voto oficialista. Tres gobernadores de esas provincias ya saben que si no se aggiornan a los nuevos tiempos políticos en el 2019 los pasan a degüello. La gente está notando los cambios y principalmente no quiere que le mientan nunca más.

Los argentinos decidieron no seguir siendo peones patéticos de un partido de ajedrez que ya está perdido de antemano; en las últimas décadas el peronismo entregó a sus votantes como carne de cañón, mientras ellos hacían la diferencia: “Cuanto más pobres haya más clientes tenemos”, decían los recientemente nombrados. La desesperación de los que ostentaron el Poder en los últimos años, los muestra en una situación de miserabilidad jamás vista.

La Liga de Gobernadores del  PJ compró primera fila para ver cómo Cambiemos destroza a los que se creían los dueños del país. El trabajo sucio se lo dejaron a Macri, no por astutos sino por la incapacidad de poder combatir en el mano a mano, por temor y por complicidades en algunos otros casos. Quedará en ellos y en lo que quede de los “Barones del Conurbano” reconstruir un peronismo a la altura de los tiempos si desean participar en el 2019. Los intendentes de la provincia de Buenos Aires vienen todos de la vieja escuela; el recambio generacional lo deberán hacer en forma urgente o Cambiemos en la próxima elección  a intendentes, se queda con todo.

Ya lo dijo el senador Miguel Ángel Pichetto… “Dejemos de subestimar al oficialismo, qué sabe bien cómo ganar elecciones”. Los gremios son de Perón pero los obreros votan a Macri.

@naranjo_claudio

Periodista-Escritor

 

Deja una respuesta