LAS BASES SOCIALES DEL PERONISMO Y DE CAMBIEMOS ESTÁN EROSIONADAS
  • Categoría de la entrada:COLUMNISTAS

Existen 900.000 mil familias que viven en 4.100 villas y asentamientos en todo el país; las bases sociales están erosionadas seriamente. El gobierno nacional intenta desde hace dos años desnaturalizar este daño endémico que está sufriendo parte de nuestra sociedad. Ya el latiguillo –cierto- ‘la pesada herencia que recibimos’ comienza a ser un viejo slogan que va cayendo en desuso por el transcurrir del tiempo. Hoy, lo que hasta hace muy poco parecía afirmado con cimientos sólidos oscila y se interna en un paisaje dominado por la incertidumbre. Aunque no lleguen al gobierno, los reaccionarios logran en parte imponer su agenda.

Con el diario del lunes en la mano –argumento que evito en mis análisis- puedo asegurar que si Cristina Fernández de Kirchner hubiese ganado en las últimas elecciones en la provincia de Buenos Aires con tan solo el 0,19% que logró en las PASO del 13 de agosto, hoy Mauricio Macri ya no gobernaba la Argentina. Con tan solo remitirme a la ‘Batalla del Congreso’ por la Ley Previsional, el pronóstico me indica que las fuerzas opositoras le hubieran soltado definitivamente la mano al gobierno, dentro y fuera del Congreso.

Si me dejo llevar por los últimos fallos judiciales, con los cuales lentamente, los corruptos comienzan a alcanzar la libertad, eso me indica que una parte de la Justicia comienza a leer el diario del lunes, viendo que el gobierno se sigue comiendo todos los pozos y en función de ese análisis, actúan. Las causas abiertas en gran abanico a miembros conspicuos del sindicalismo, no hacen más que abonar mi tesis, con la cual el gobierno intenta suplir o equiparar una medida antipopular con la inmediata detención de otro corrupto. Y queda más que claro, que el ejecutivo no maneja en absoluto los pisos de Comodoro Py, pues si eso ocurriera, no podría ser más torpe la operación. Los Jueces Federales van ejecutando sus causas a un ritmo netamente político y a veces peligrosamente alejados de sus formas.

Un intendente del conurbano más profundo me contaba hace unas horas (PJ), que él aprecia con mucha nitidez que las bases sociales del Peronismo en su distrito están erosionadas y se van alejando aceleradamente del sostén peronista; los otros sectores, aquellos que votaron en 2015 y 2017 por los candidatos de Cambiemos, también comienzan a tomar distancia del gobierno nacional. Es decir –me expresaba-, la credibilidad, que es la última carta que quema la ciudadanía, está siendo devorada por la desazón. Un dato que abran notado en el comentario, no así con el gobierno provincial. María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, es la única dirigente política en la cual aún, el electorado no le ha quemado la carta de la credibilidad.

Si el Peronismo es hoy un conjunto de sectores disidentes que no saben cómo lograr la unidad de una conducción liderada por una personalidad indiscutida, Cambiemos comienza a mostrar también los signos de las divergencias; una cosa es Rodríguez Larreta haciendo la plancha en la ciudad de Buenos Aires, con claras intenciones de no dañar su imagen y otra muy distinta es la gobernabilidad y el desgaste en el cual está sumergida María Eugenia Vidal.

El gobierno nacional, conducido por Macri, advierte la gravedad actual y no la sabe resolver o no la advierte, que es mucho peor; la Gobernadora no se siente conforme con el ejecutivo nacional, especialmente con los economistas del piso 80 con aire acondicionado. Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger, son para ella, dos piezas de urgente recambio, pero el Presidente no acusa recibo. Al conurbano, allí en donde están los graves problemas sociales, le da lo mismo que pasen por cadena nacional como enchalecado y con casco se llevan a otro corrupto, no es que lo ignoren, pero a ellos ese acontecimiento político no le cambia la vida. Vidal lo sabe y está pidiendo que a nivel nacional hagan definitivamente arrancar al país. Son dos cosas distintas. Una, son los ladrones a Ezeiza y la otra es la gestión y ayuda a los más necesitados. ¿Cuál es la parte que no se entiende?

Espero que el descanso en La Angostura le haya aclarado los pensamientos al Presidente; todo tiene un límite. O se comienza a gobernar para los que la están pasando mal hoy o solo quedara Vidal para refundar un gobierno que el 50% de los argentinos votaron en el 2015. Las bases sociales señor Presidente están en alerta rojo.

 

@naranjo_claudio

Deja una respuesta