EL PJ CREE EN UN SOLO FINAL: VIDAL VS CRISTINA; Por Claudio Hugo Naranjo
Cristina, será candidata
  • Categoría de la entrada:COLUMNISTAS

El Partido Justicialista elabora una estrategia que no estaba en los planes de nadie 30 días atrás; sumido en las grandes derrotas electorales (2015-2017) sus dirigentes están dándole forma a una vieja –y no por vieja perimida- táctica de Juan Domingo Perón: juntar todas las líneas internas y aunarlas para enfrentar con éxito a Cambiemos en las elecciones del 2019. Habrá internas nacionales solo para elegir el hombre o la mujer que enfrente a Mauricio Macri; pero la carta con la cuál piensan darán vuelta una elección que hasta hace días ya la daban por perdida, comienza a tomar forma y a entusiasmar a todas las vertientes peronistas, que Cristina Fernández enfrente a la taquillera actual gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal… y la derrote. Es decir, Cristina se pondría al Partido al hombro presagiando ganar en una hipotética Primera Vuelta.

Con las recientes declaraciones del jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, donde expresó que: “Lo más natural sería que Macri, Vidal y yo vayamos por la reelección”, a los efectos, se confirma que la mesa chica de Cambiemos ya está al tanto de la estrategia que va tomando forma en el Partido Justicialista. Las reuniones ya comenzaron y con muchas sorpresas; Pablo Moyano en el reciente conclave de Consejeros del Partido bregó por la unión de todas las líneas, resaltando que la unidad no puede dejar afuera a Cristina, Randazzo ni Massa. Ahora van por los gobernadores Peronistas, quienes se sumarían si de ellos sale el futuro competidor del Presidente actual y Cristina juega a matar o morir en la Provincia.

El Movimiento Obrero apoyaría esta iniciativa y volcaría para el 22 de febrero toda la tropa a la calle, fecha que indicaría el inicio de un despliegue muy pocas veces visto, en donde Movimiento y Partido comenzaría a ganar la calle con propuestas más cercanas al pensamiento del Senador Miguel Pichetto, volver a las bases con ideas claras y superadoras del actual gobierno. Se intentará –me contaba un participe de la reciente reunión- mostrar de ahora en más la fuerza de las movilizaciones, pero evitando cualquier tipo de violencia.

Dicho todo esto –hablando de este sector-, el único problema que temen es que muchos de los nombrados no puedan sortear la guadaña de la Justicia; Cristina y el clan Moyano están más cerca de Ezeiza que de las urnas. De asombrosos adversarios en los últimos años a dirigentes despojados de todas vanidades en pos de la unidad partidaria…  “no los une el amor, los une el espanto”.

Hugo y Pablo –dicen los que caminan diariamente los Tribunales- no llegan al otoño en libertad; sus causas penales darán un vertiginoso giro en las próximas horas, en donde el lavado de dinero en acciones multimillonarias, los pone de cara ante los jueces. Si la ciudadanía creyó que ya había visto todo, se equivoca, el enriquecimiento ilícito de los popes de los Camioneros dejará a un país sin aliento. Los gremialistas, empresarios y políticos ya detenidos, serán carmelitas descalzas al lado de estos líderes sindicales.

La ex presidenta, será la última pieza de un armado pergeñado únicamente para robar; la asociación ilícita sumada a la causa por Traición a la Patria –por el Memorándum de Entendimiento con Irán que denunciará el fallecido fiscal Alberto Nisman-, serán las que depositen, luego del desafuero, a Cristina a prisión. Es decir, si la Justicia actúa en tiempo y forma como se presume, todo el encabezado de esta nota, habrá sido tinta malgastada.

De todas maneras, el tridente electoral 2019 de Cambiemos –Macri, Vidal, Larreta- no debiera confiarse y buscar vitalizar la gestión en toda la Nación y con un ojo puesto en la calle, en donde los violentos viendo que se hacen añicos las esperanzas de unidad con los Moyano y Cristina, van a intentar lo que ya dicen a viva voz… voltear al gobierno nacional. Es el momento de los análisis profundos y dejar para otra oportunidad las expresiones eufóricas que puedan venir después del viaje presidencial; hay muy poco para festejar, lo prudente sería abocarse a no desbocarse y a desmenuzar 100 veces cada paso que se esté por tomar. Y tal vez un detalle nimio, a esta altura del partido… las pelotas que van afuera, no se empecinen en meterlas, dejen que vayan afuera. Por favor. Gracias.

Deja una respuesta