«UN DÍA LOGRÉ QUE A TINELLI  LA JUSTICIA LE RODEARA LA MANZANA»; Por Claudio Hugo Naranjo
  • Categoría de la entrada:RELATOS

Las partes acreditadas en expediente aceptan acatar el dictamen de la Justicia. Y así lo hice, pero nunca compartí la decisión final. Marcelo Tinelli –después de largos 4 años- había conseguido que los peritos que había puesto la Justicia determinará -2 contra 1- que la serie televisiva “Tumberos” no era ‘Plagio’ de la obra literaria “Colombia… Capital de los Infiernos”, de Claudio Hugo Naranjo.

El plagio es usar el trabajo, las ideas, o las palabras de otra persona como si fueran propias, sin acreditar de manera explícita de donde proviene la información.

La información ajena es propiedad de otra persona (como lo es un coche o cualquier otra cosa que poseemos), independientemente de que sea gratis o no, o de la forma en que hayamos accedido a ella (en Internet, una revista, un libro). Nuestras palabras nos pertenecen y no pueden utilizarse sin nuestro permiso.

Por eso, el plagio es una infracción del derecho de autor sobre una obra de cualquier tipo, que se produce mediante la copia de la misma, sin autorización de la persona que la creó o que es dueña o que posee los derechos de dicha obra, y su presentación como obra original.

El 3 de abril del año 2003 fue radicada la denuncia en los Tribunales Nacionales. La información rápidamente ganó los medios y Tinelli junto a Sebastián Ortega estaban acusados de ‘Plagio’ en el fuero Penal y Civil y Comercial, con un pago por ‘daños y perjuicios’ de un millón de dólares. “Colombia… Capital de los Infiernos fue presentada en sociedad en el año 2000, novela que ganó el primer premio a ‘Autor Novel’ en la ciudad de Buenos Aires.

La productora Ideas del Sur recibió el material en una oficina de la calle Olleros; el hermano de Adrián Suar fue la persona que me recibió en su oficina y otro libro fue dedicado directamente al dueño de la productora, que ya había comenzado con la ficción. Increíblemente en estos días el mismo Suar es acusado por otro escritor por plagiar su libro sobre fútbol. En aquel entonces se esgrimieron los mismos argumentos de hoy: ‘Todos los libros sobre prisión son parecidos’ y hoy dicen lo mismo con respecto al fútbol. Lo extraño y es tal vez por eso, que la Justicia en 2004 ‘allanó la productora Ideas del Sur’ y dictaminó suspender los nuevos envíos televisivos de ‘Tumberos’, es que ‘párrafos, conversaciones y escenografías’ fueron exactamente plagiadas.

En él mientras tanto muchas cosas ocurrieron en nuestras vidas, por suerte a mí solo me robaron una idea, a otros –uno de los implicados- le tocó sobrevivir a una jugada llamada hoy popularmente ‘Icardiana’. Pero con la vida privada no me meto, allá con sus conciencias. En aquellos primeros años de Néstor Kirchner en la Rosada, Tinelli era habitué de jugosas reuniones con el ex jefe de Gabinete Alberto ‘cara de piedra’ Fernández. La causa en cuestión dio vueltas por todos los pasillos –contaba con uno de los mejores estudios de abogados de Buenos Aires-, Tinelli estuvo a un paso de perder el juicio –recuerden que fue 2 a 1 y las partes acordamos no poner peritos-.

Tinelli hoy tiene un socio preso hasta las manos en el penal de Ezeiza y hablando de ‘penales’ debiera dejar de involucrar al Presidente en los fallos arbitrales, no está en condiciones de acusar a nadie. Es el mismo que en una noche ‘trapera’ intentó apuñalar a Macri llevando a su competidor –Daniel Scioli- a su programa para ver cómo podía mojar el bizcocho. Y quedará en la historia nefasta del fútbol argentino aquel recordado  ‘38 a 38’.

Los tratos, como todo en la vida, caducan, prescriben. Ya es hora de comenzar a contar las historias de muchos personajes con los que me ha tocado lidiar. Tinelli debiera hacer silencio. No es persona confiable para comprarle un auto.

Deja una respuesta