“ES DIFÍCIL JUGAR CON MACRI PORQUE JUGAMOS EN LA MISMA POSICIÓN”; por Claudio Hugo Naranjo
  • Categoría de la entrada:COLUMNISTAS

“Es difícil jugar con Messi porque jugamos en la misma posición. Pero en todo caso me tengo que adaptar yo a él y lo tengo que hacer sentir cómodo”. La frase sacudió las entrañas de la selección. Ocurrió en septiembre durante las eliminatorias, Paulo Dybala fue contundente, hablaba de ubicaciones tácticas y estratégicas dentro del campo. Los argentinos –siempre propensos a las intrigas- entendieron la frase como quisieron.

Está maravillosa frase futbolera me gustaría trasladarla a la política argentina, al seno del Poder, allí donde no terminamos nunca de ponernos de acuerdo. Al mismo lugar en donde se cocina a fuego lento nuestro futuro. El fútbol podrá cubrir con su manto social y popular algunos escándalos, pero nunca será el que oculte la mismísima realidad. El mundial en Rusia pasará más rápido que un rayo y nuestros problemas económicos, políticos, judiciales y sociales estarán allí, en el mismo lugar, del día del inicio de la gran competencia.

“Es difícil jugar con Macri porque jugamos en la misma posición. Pero en todo caso me tengo que adaptar yo a él y lo tengo que hacer sentir cómodo”. La frase sacudió las entrañas del Peronismo. Ocurrió hace muy pocos días en una reunión cerrada de mesa chica de los que piensan y creen –ya convencidos- que Cristina es el pasado. La dijo un gobernador que teme no ser reelegido en las elecciones de 2019; hablo de táctica y estrategia, los conminó a sus colegas que lean la letra chica del contrato social que Macri y Vidal están haciendo con la sociedad, allí donde se cuentan los porotos, donde se definen elecciones. Los conurbanos más profundos.

Expuso –este conocido gobernador Peronista- que Macri está jugando en la posición de ellos; que se mueve en los territorios en dónde ellos supieron transitar. Dijo –ante el asombro de algunos de sus colegas- que sería mejor adaptarse a él y hacerlo sentir cómodo, pues esa sería la única manera de conservar el Poder hasta el 2023. Apuntó en su exposición, a rearmar el Peronismo con un proyecto serio a futuro, con base y anclaje en la clase media y media baja; volver a ser creíbles –dijo- y sacarnos de encima los compañeros/as de dudosa moral –ya todos saben a quién se refería-.

La frase existió –plagiada al 10 de la Juventud- y se extendió como reguero de pólvora en los intendentes Peronistas del conurbano, que creen –con mucha mayor certeza que los gobernadores- que muchos de ellos, si no arreglan con María Eugenia, pierden por paliza sus respectivos distritos. Ellos –los intendentes- no tienen la posibilidad de correr el calendario electoral como sí la tienen los gobernadores; los ‘apichonados barones del conurbano’ deberán enfrentar a la temible dupla Macri-Vidal que buscarán sus reelecciones, y temen –con datos de muchas encuestas- que los velan esa noche de octubre de 2019.

El domingo 15 de julio en Moscú, Messi junto a Dybala, podrán levantar la tercera copa mundial de fútbol o volvernos con el cuarto segundo puesto consecutivo, es decir, se volvió a perder otra final y volverán los memes a Higuaín porque la tiró por arriba, esa será una anécdota futbolera. La realidad, es que aquí, en las entrañas de la política argentina ya comenzó la batalla del 2019… nadie espera lo que ocurra en Moscú el 15 de julio.

Deja una respuesta