«ABAJO Y FUERTE A LA RATONERA»; por Claudio Hugo Naranjo
  • Categoría de la entrada:COLUMNISTAS

“Lo digo o no lo digo? Ma’ si lo digo: partido liquidado!” con esta frase Walter Nelson inmortalizó al fútbol argentino, con un relato contundente que definía el fin de un partido; y es la frase con la cual iniciaré mi columna, para definir sin más grises las elecciones del 2019. Con la designación del gastronómico José Luis Barrionuevo como Interventor del Partido Justicialista, Mauricio Macri liquidó el partido. Se las puso “Abajo y fuerte a la ratonera”.

Si bien Barrionuevo tiene sus matices, nadie podrá dudar de su antikirchnerismo a lo largo de todo el régimen que dividió y condeno a la sociedad argentina; no solo le hará un estratégico favor al gobierno de limpiar cualquier resto de Cristinismo en el Justicialismo, sino que se hará sus propios favores. Uno de ellos es convertirse en gobernador de la provincia donde lo vio nacer, Catamarca, para ello necesitará que la coalición Cambiemos lo ayude para llegar al poder; la actual gobernadora –Frente para la Victoria- ya leyó la jugada y comenzará un esmerilado lento pero contundente para sacarla del tablero.

Por otro lado, Barrionuevo, irá por el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, donde dos impresentables –Menéndez y Grey- dicen conducir el Partido en las tierras de Vidal; la idea del gastronómico es modificar todas las estructuras de los PJ distritales y darles visibilidad a nuevos dirigentes o dejar que Cambiemos se los devoré en octubre del año próximo.

Pero el dato que hizo entrar en pánico a todos los viejos dirigentes provinciales, es la intervención de los PJ provinciales, comenzando por Formosa y Chaco, donde no solo el gobierno se quiere quedar con esas provincias, sino lo que se buscaría es acorralarlos para que todos ellos terminen jugando en Unidad Ciudadana con Cristina Conducción. Esto que parecía imposible hasta hace muy poco tiempo, hoy comenzaría a ser una realidad de la mano dura y filosa de Barrionuevo.

Albert Camus dijo… “Lo que más sé sobre la moral y las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol”, ¡qué gran verdad! Si conocemos algo más de nuestros dirigentes, se lo debemos al fútbol. Barrionuevo no es solo conocido por sus frases de los últimos 30 años, el gastronómico condujo con mano férrea los destinos del Club Atlético Chacarita Juniors; les recuerdo que el club estaba tomado por la barra brava y era de temer, esos hombres con mucho poder fueron desalojados –soy sutil- sin anestesia de las instalaciones del club por la terapia clásica y sencilla que utilizó Barrionuevo. Podrá tener 76 años pero no perdió las mañas ni el poder y los viejos caciques de los PJ provinciales y distritales lo saben. Es decir, si tiene que actuar va actuar. La Cámpora será la primera víctima, prometió barrerlos de la escena política, literalmente hablando.

El gobierno dice no estar detrás de esta controvertida designación, hace bien hacerlo, porque Barrionuevo puede ser incontrolable, los que conocen a Luisito, saben de qué hablo. Un consejo, si le prometieron algo, cúmplanlo. El Partido Justicialista se suicidó hace tiempo, pero nadie sabía quién lo hizo. Ahora se sabrá con lujos de detalles como Cristina Fernández y sus impresentables lo suicidaron.

Deja una respuesta