‘Operación Carne Picada’; por Claudio Hugo Naranjo
  • Categoría de la entrada:RELATOS

Durante la Segunda Guerra Mundial el espionaje y el contraespionaje fueron cruciales en el éxito o fracaso de numerosas operaciones. Con la ‘Operación Carne Picada’ se inició la caída de Italia en manos de las tropas aliadas.

Tranquilamente podríamos insertarnos en la política argentina de las últimas dos semanas, el título nos daría la posibilidad de ver como las operaciones financieras trituraron a un gobierno que lo tomaron por la retaguardia. “El hombre que nunca existió”, como luego se llamó al film de 1956, me incita a jugar con la ironía, Nicolás Dujovne, podría sin despeinarse encarnar a dicho personaje. El bisturí hasta el hueso, me llevaría a encarnizarme sin piedad con el improvisado ministro de Hacienda, pero no, me enseñaron que nunca se le pega a un hombre cuando está en el piso, así que seguiré con el Relato.

El norte de África (1942) acaba de pasar a manos aliadas, tras la derrota de Rommel en El Alamein. Ya entonces se había empezado a preparar la Operación Overlordo desembarco de Normandía, cuyo éxito dependía en gran medida de una mayor presencia en Europa. El problema es que gran parte del Viejo Continente estaba dominado por Hitler. La clave era la invasión de Italia, entrando por Sicilia, lo que se vendría a llamar Operación Husky. Pero la presencia de tropas del Eje en la península itálica era considerable, por lo que había que alejarlas de allí a toda costa. ¿Cómo? Pues con otra operación de nombre algo menos sugerente que las anteriores: Carne Picada.

Al capitán de corbeta Ewen Montagu, adscrito al MI 5 -servicio secreto británico- se le ocurrió la idea de lanzar un señuelo a los alemanes, con información falsa pero suficientemente creíble. Durante muchos años la versión oficial decía que la Royal Navy recuperó el cuerpo de un vagabundo inglés, fallecido en Londres a orillas del Támesis, y le dotó de una identidad ficticia: mayor William Martin, oficial de enlace con las tropas del norte de África. Hoy se conoce que en realidad pudo tratarse de un marinero inglés fallecido en el hundimiento del portaaviones Dasher, algo mucho más plausible: los ingleses tenían la certeza de que el enemigo examinará el cuerpo –si había suerte y lo encontraban- a conciencia, como así fue.  Y en efecto, un submarino alemán se hizo con el cadáver para llevarlo a Italia y hacerle allí una autopsia forenses desplazados desde Berlín.

Supuestamente, el mayor William habría fallecido al caer su avión al mar en el trayecto de Londres a Gibraltar. Llevaba consigo documentación muy sensible, en la que se detallan los planes aliados de invadir Grecia y Cerdeña, en detrimento de Sicilia. Se le vistió con un uniforme acorde a su rango, y se elaboró un conjunto de evidencias personales que darían al anónimo -ya no- personaje una consistente pátina de normalidad. Entradas de obras de teatro representadas aquellos días en Londres, dos cartas  y una foto de una supuesta novia, una factura del tinte y el recibo impagado de un anillo.

Hecho el paquete, sólo restaba entregarlo. A tal fin, el submarino británico Seraph partió de la Base Naval de Holy Loch -Escocia-, llevando en su interior una caja metálica de unos dos metros de longitud. En su interior, el cuerpo del mayor Martin, conservado en hielo, y que fue dejado en aguas del Estrecho de Gibraltar, para que lo arrastrara la corriente. Y así fue. El cadáver apareció en la playa de Punta Umbría -Huelva-, y como su aspecto parecía importante, se dio aviso inmediato a las autoridades.

Al mismo tiempo, el vicecónsul inglés -quien no sabía nada- se apresuró a reclamarlo, indicando que el oficial inglés era poseedor de importantes documentos. Documentos de los que el gobierno español dio cumplida información a la la Abwehr -servicio militar alemán de espionaje-, que mordió el anzuelo. Poco después, una flota entera de dragaminas se desplazaba hasta el Egeo, dejando a Sicilia sin protección. La Operación Mincemeat carne picada, en inglés- fue un éxito, y las tropas del general Alexander vencieron en Italia. Gracias al hombre que nunca existió. Cuya tumba, por cierto, aún tiene flores frescas en Huelva, llevadas periódicamente por una anciana inglesa…

Deja una respuesta