Formalizan tercera posición cordobesa sobre aborto legal; por Marcedes Possio
  • Categoría de la entrada:PARLAMENTARIAS

La transversalidad es el elemento que caracteriza el debate sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. La gran mayoría de los espacios políticos están atravesados en su interior por esta discusión y, en algunos casos, la polarización de las posiciones produce enfrentamientos entre compañeros de bancada.

Entre los senadores cordobeses se dio un movimiento inverso. Representantes de partidos que protagonizan fuertes cruces sobre casi todos los temas de la agenda política nacional y provincial lograron unificar criterios sobre un tema espinoso por excelencia.
El peronista Carlos Caserio, la macrista Laura Rodríguez Machado y el juecista Ernesto Martínez empezaron a trabajar en una mirada diferente a la de ambos bandos en pugna. En ese camino, acordaron en la necesidad de legalizar el aborto, pero manifestaron su desacuerdo con algunos de los puntos que fueran votados en la Cámara de Diputados.
La estrategia de los cordobeses se asienta sobre lo que hoy aparece como una situación de empate virtual en la cámara alta. Evalúan que ninguna de las posiciones logra conseguir la mayoría de los votos por lo que muchos senadores podrían alinearse detrás de un dictamen que destrabe la votación.

“Cualquier postura le va a costar obtener la mayoría. Cualquier posición minoritaria pero sensata que trabaje para el consenso y para mejorar el proyecto, como creemos que es la nuestra, debe terminar siendo una alternativa para los grupos que no juntan los votos” sostuvo Carlos Caserio hace un tiempo.

Por su parte, la senadora del PRO, Laura Rodríguez Machado, aseguró que buscan una “opinión intermedia”. “Esperamos que se sumen más senadores y podamos encontrar esa síntesis que no haga siempre al país del sí o del no” afirmó.

Ernesto Martínez, representante del Frente Cívico y miembro de la alianza Cambiemos, adhirió a la postura de sus colegas pese a la fuerte presión que ejerció sobre él el líder de su partido. Luis Juez publicó una “carta abierta” dirigida al senador en la que le pide que vote en contra del proyecto de legalización y no promueva posiciones alternativas. Según el actual funcionario nacional, su “amigo” está “a punto de equivocarse” en este tema.

El dictamen cordobés, que será firmado el 1 de agosto próximo, adhiere a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. “Tanto para ir a abortar a una tapera o para en esos pueblos del interior llevar adelante un embarazo cuando son mamás solteras. Existe la despenalización de hecho en Argentina, no hay una mujer presa por haber practicado un aborto, los fiscales no denuncian, no se persigue institucionalmente, los jueces no las terminan imputando” aseguró Rodríguez Machado en torno al núcleo de la discusión.

Sin embargo, introducen algunas modificaciones al proyecto que fuera aprobado por los diputados. En primer lugar, disponen que el plazo máximo para realizar abortos legales sin causales será de 12 semanas, en lugar de las 14 que prescribe el proyecto en tratamiento.
Además, incorporan la posibilidad de que instituciones privadas de salud puedan ampararse en la objeción de conciencia para abstraerse de la posibilidad de realizar abortos. La “objeción de conciencia institucional” está expresamente prohibida en el proyecto original que solo la reserva para profesionales de la salud individualmente.
En el mismo sentido, eliminan la sanción penal para los médicos que no acepten practicar abortos. En el proyecto que obtuvo mayoría en la Cámara de Diputados, se preve una pena prisión que va desde tres meses a un año e inhabilitación el doble del tiempo a quienes obstaculicen de cualquier manera la realización de un aborto legal.
También incorporan un aporte económico a las provincias mediante para garantizar que cuenten con los recursos necesarios para garantizar que sus sistemas de salud puedan sostener la demanda y presriben que “el Estado Nacional deberá contemplar la producción de las monodrogas necesarias que se aplican en los casos de interrupción voluntaria de embarazos, para garantizar su abastecimiento en todos las instituciones públicas de salud del país”.

“Después de andar los pasillos legislativos, los cordobeses que formamos parte de tres partidos distintos, pero que coincidimos en un solo pensamiento, creemos que definir por penales, es decir por uno o dos votos este tema tan trascendental para los argentinos, requiere que encontremos una síntesis que beneficie a las mujeres en Argentina” afirmó Laura Rodríguez Machado sobre el dictamen que promueve el trípode de senadores.
En caso de que esta iniciativa encuentre los votos necesarios, el proyecto deberá volver a la cámara de origen que podrá aceptar los cambios o insistir con el texto original. En las próximas semanas, se decididirá la suerte de la tercera vía de los senadores cordobeses.

Deja una respuesta