«MORIR TRES VECES»; por Claudio Hugo Naranjo

Esta es una historia que me genera muchas dudas, y un poco de miedo. La historia de un hombre que no sé si estaba vivo o estaba muerto, que no sé si alguna vez existió.

Una historia que tiene espacio y lugar, que tiene protagonistas, tiene principio y desarrollo, pero no tiene final. La historia de cómo a veces podemos ver lo que queremos, sin tener certezas de que eso que estamos viendo sea real o imaginario. Ni siquiera la certeza de saber si estamos cuerdos o la mente empezó a dar indicios de que algo anda mal. Una historia de visiones, que encajan de algún modo con los pensamientos que nos están dando vueltas por la cabeza. Entonces, ¿cómo darnos cuenta si es cierto o es sólo un invento?

No sé su nombre, porque decidí mantenerlo en el anonimato. Lo que sí se conoce de él, además de su nacionalidad, es su rostro que vía Internet ha dado la vuelta al mundo. ¡Ha muerto al menos tres veces! ¡¿Cómo?! ¿Es posible? Sí lo es, pero sólo en las redes sociales.

Primero muere por lo menos en dos atentados recientes… En el Pulse, club “gayfrendly de Orlando, donde un tipo desquiciado asesinó a por lo menos 50 personas el mes pasado, entre ellas, se aseguró en las redes sociales, el hombre en cuestión, cuya fotografía circula por todos lados.

Tampoco se salvó del atentado en el aeropuerto de Estambul, en el que el Estado Islámico arrebató la vida a por lo menos 40 personas, a finales del mes pasado. Otra vez falleció allí. Su imagen fue difundida de manera reiterada en Twitter.

¿Y qué creen? También fue una de las víctimas mortales del accidente aéreo de la compañía EgyptAir, donde uno de sus aviones se perdió en el mar Mediterráneo en mayo pasado.

Me puse a buscar quién era está persona, cuyas presuntas muertes han logrado engañar a prestigiosos diarios del mundo: The New York Times, la BBC y Times.

¿Qué supe de este hombre? Pues logré contactarlo. Hablé con él, mas, es mejor que el nombre del joven no sea publicado.

Una de las versiones es que, por lo que me comento en una habitación oculta en un hotel de una gran ciudad, que tampoco puedo develar, se enamoro de la hija del hombre equivocado y el hombre decidió vengarse de él. ¿Cómo? Haciéndolo  “morir tres veces”. Sin embargo –y esto corre por mi cuenta-, cometió un pequeño error… la cuarta fue la vencida. De esta muerte, la real, no se enterará nadie.

Deja una respuesta