Ricardo Darín y Mercedes Morán en el «Amor menos pensado»

El último jueves se estrenó en todos los cines del país, El amor menos pensado, la comedia romántica protagonizada por Ricardo Darín y Mercedes Morán que recrea el derrotero de un matrimonio de más de dos décadas que, ante el abismo del nido vacío, se cuestiona la permanencia del amor a través del tiempo. Con más trecho recorrido, la profundidad de la huella marcada, dispuestos a contar las cuitas de las distintas etapas de la vida ante la ficción de una cámara y fuera de ella, y con la misma espontaneidad y sentido común en cada reflexión, ambos actores se convocan para revivir la trama de una película que refleja la chance de las segundas oportunidades.

“Pero no sé qué”

“A lo largo de la película varias veces los personajes son puestos en una situación de definir el motivo que los une y se ven en un brete los dos. Nos queremos, pero no sé qué. Lo que posiblemente les ocurra a muchas personas. Ellos saben que se quieren, pero están puestos ante un nuevo abismo que aparece ante ellos y la decisión es si van a ir para adelante tomados de la mano o en forma individual”, desliza Darín respecto a lo que cuenta la historia de Ana y Marcos, un matrimonio que lleva 25 años de casados. En ese contexto, la partida de su único hijo que se va a vivir al extranjero, genera una crisis existencial de pareja donde se interrogan sobre el amor y la fidelidad, lo que lleva a separarse. La vida de solteros les parece excitante al principio, pero pronto se torna también monótona para ella y calvario para él.

“Yo creo que la pregunta que se hacen probablemente el público tenga la respuesta más fácil que ellos. Probablemente digan: “Sí deberían separarse o no. No deberían separarse”, asegura este intérprete de gran reconocimiento internacional. “Creo que la pregunta es la que se formulan todas las parejas después de haber transcurrido un tiempo largo. La que ellos se hacen es si lo que los une sigue siendo amor, si están enamorados, si está vivo el deseo, si esto que han construido los une más allá de la propia elección, si se volvieran a elegir. Todas esas preguntas difíciles y que esta pareja se hace también atravesada por un momento especial. A su vez atravesados por muchos interrogantes: por el momento de la vida en el que estamos, por el porvenir, por lo que queda después que el hijo se acaba de ir. Y se encuentran en esta dinámica de estar solos nuevamente y eligen contestársela por separados. Eligen separarse y seguir respondiendo a esas preguntas por las que están siendo atravesados”, explica entre cuestionamientos el hombre que aún encara con éxito la pieza teatral Escenas de la vida conyugal, obra en la que surgieran los conflictos en los que se vio cuestionado por sus anteriores compañeras de elenco.

Deja una respuesta