Fue condenado seis veces a perpetua por secuestrar, torturar y matar, pero pidió volver a ser policía

En una carta enviada a la gobernadora Vidal, el genocida Miguel Etchecolatz pidió volver a ser reincorporado a la fuerza luego de que el año pasado haya sido “exonerado” por sus crímenes de lesa humanidad. Sucede a días del fallecimiento de Chicha Mariani, quien denunció que él sabe del destino de su nieta apropiada, Clara Anahí.

Después de haber sido condenado seis veces a cadena perpetua, el genocida Miguel Etchecolatz quiere volver a ser policía.

Pidió que se le anulara su exoneración por “prescripción” y hasta llegó a preguntar “qué acciones he realizado para ser encuadrado en las supuestas faltas atribuidas”.

El año pasado, la administración de María Eugenia Vidal descubrió que el ex jefe de investigaciones de la policía bonaerense durante la última dictadura militar, seguía figurando como RAV (Retiro Activo Voluntario), por lo que se decidió exonerarlo de la fuerza.

Al mismo tiempo, los vecinos del Bosque Peralta Ramos de Mar del Plata, realizaron una larga lucha para pedir que el genocida vuelva a la cárcel común, luego de que sea beneficiado con la prisión domiciliaria en ese lugar.

Finalmente, las acciones judiciales que presentaron organismos de Derechos Humanos y vecinos afectados, tuvo su victoria y Etchecoltz volvió a la cárcel de Ezeiza.

Sin embargo, el responsable directo de la desaparición de los jóvenes estudiantes en la “Noche de los Lápices”, así como también de la desaparición forzad de Jorge Julio López, sigue demostrando de su saludable impunidad y ahora le solicitó especialmente a la gobernadora Vidal para volver a ser policía.

El papel con el nombre «Julio Lòpez» que mostró Etchecolatz antes de ser condenado. 

En el escrito que le envió, pidió que se le anulara su exoneración por “prescripción” y hasta llegó a preguntar –con palabras propias de un inocente- sobre “qué acciones he realizado para ser encuadrado en las supuestas faltas atribuidas”.

Aunque desde el gobierno todavía no se ha confirmado, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, le habría rechazado su pedido.

Etchecolatz fue quien comandó al menos 21 centros clandestinos de detención y tortura en la provincia y fue acusado seis veces por robo de bebés, secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones.

Entre estos actos, el robo de Clara Anahí, la nieta de Chicha Mariani, quien el pasado 20 de agosto murió sin poder volver a verla. Ella siempre sostuvo que Etchecolatz “sabía” de su destino.

Deja una respuesta