COLUMNA POLÍTICA: “SI TOM NO SE DESPRENDE DE JERRY AL GOBIERNO LE QUEDA POCO”; por Claudio Hugo Naranjo

El Presidente de la Nación sigue dubitando y gastando las últimas balas de plata que le quedan, es un hombre que le cuesta o no sabe tomar las decisiones correctas; el empresariado, los que los votaron, los que no lo hicieron, el abstracto mercado, el sindicalismo, el periodismo le pedía cambios, pero especialmente uno, la cabeza del Jefe de Gabinete, Marcos Peña. Pero no lo hizo. Le quitó poder. Pero no lo hizo.

Un amigo mío me comentaba que se había separado de su mujer… “¡cuándo, cómo, la pauta madre!”, le conteste, “y dónde estás viviendo?”, le pregunté. “Ella duerme arriba y yo en el sillón de abajo”. “¡No boludo no te separaste!, me queres hacer creer a mí que te separaste, pero nunca lo hiciste y parece que nunca lo harás”, le dije, me levanté de la mesa y me marché.

Eso exactamente hizo Macri con Peña. Yo no creo en absoluto que sea el Jefe de Gabinete el que toma la última decisión, pero por alguna extraña razón deja a su lado al hombre que lo está llevando a la ratonera, es allí donde termina el gobierno del ingeniero.

En este contexto el ahora secretario de Cultura Pablo Avelluto se refirió a la  relación que existe entre el poderoso funcionario y el Jefe de Estado y negó que existan roces entre ambos. «No hay competencia entre ellos, ambos son grandes líderes de equipos. Creo que pensar a Macri sin Peña es como pensar a Tom sin Jerry», graficó el funcionario, en alusión a la célebre dupla animada del gato y el ratón.

«Es una relación muy especial. Donde termina Macri empieza Marcos y donde termina Marcos empieza Macri, a tal punto que muchas veces es indistinguible uno del otro», agregó Avelluto.

Y completó: «Son dos aspectos de una misma manera de pensar y se complementan: hay una mirada estratégica de Marcos y una ejecutiva por parte de Mauricio» .A confesión de parte, relevo de pruebas

Macri es un hombre sin carácter, por algo la gobernadora María Eugenia Vidal se lleva tan mal con Peña, sabe que se los lleva a todos puesto; tal vez ella pueda ser la única dirigente que consiga hacer reflexionar al Presidente. Salvando las grandes distancias de alguno de los personajes que voy a hacer mención, Eva Perón decía “Que cuando Perón tenía el ánimo por el piso… yo se los levantaba a patadas en los huevos”. Lamento no haber podido ser más gráfico. Cambiemos hoy es ella y Horacio Rodríguez Larreta.

Por suerte ya no están más los chicos Quintana y Lopetegui, pensar que ayer Elisa Carrió –cada día más mística e ida de la realidad- dijo que Macri se desprendía de sus mejores funcionarios. Prefiero callar. La comunicación es otro punto oscuro de la gestión. Ninguno sabe nada. Son todos amigos del Presidente o de la época de Boca o de la ciudad. Estamos mal y lamentablemente, podemos estar peor.

Deja una respuesta