Está muy grave el empresario atacado a tiros en Rosario

Recibió al menos nueve disparos en piernas, pecho y abdomen. Está internado en terapia intensiva tras ser operado. Investigan las circunstancias del hecho.

Andres Lamboy, el empresario de 45 años que había sido testigo en el juicio a Mario Segovia, «El Rey de la Efedrina», y este martes fue atacado de nueve balazos por sicarios en la ciudad de Rosario, permanecía internado en estado crítico y en terapia intensiva, tras ser operado durante varias horas.

Por el momento no había detenido y tampoco una hipótesis clara en torno al ataque perpetrado en el barrio Fisherton, en el que al menos se realizaron una veintena de disparos, nueve de los cuales dieron en la humanidad de Lamboy.

El herido fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) con una herida en el tórax, dos en abdomen y seis en las piernas, la parte que quedó más al descubierto, ya que el hombre, alcanzó a guarecerse bajo las ruedas de su camioneta Dodge RAM.

Mientras uno de los balazos le perforó la vejiga y otro le rozó el corazón provocándole un neumotórax, sufrió una fractura de fémur y perforación en el duodeno.

Lamboy, quien fue atacado poco después de dejar a sus hijos en el colegio, permanecía internado en terapia intensiva en estado crítico y con pronóstico reservado, tras ser operado durante ocho horas.

El hombre, vinculado a la venta de propiedades y campos, se aprestaba a abordar su camioneta Dodge Ram, poco después de dejar a su hijo en el colegio, cuando individuos que circulaban en un Volkswagen Trend lo atacaron a balazos, por lo que recibió heridas en las piernas, el pecho y el abdomen.

De acuerdo con lo informado por el mismo portal, el hombre baleado es yerno de Rubén Galvarini, un empresario de Villa Gobernador Gálvez que fue condenado a siete años de prisión en 2013 en el marco de la causa contra Segovia.

Según se probó, Segovia contrabandeaba efedrina desde el depósito fiscal del barrio de Barracas, en la ciudad de Buenos Aires, que era propiedad de Galvarini.

El hombre baleado en Fisherton manifestó en el juicio que había figurado como director del depósito, aunque aseguró que nunca trabajó en la firma responsable, que su suegro era el encargado y que tenía trato directo con Segovia, a quien llamaba «Nicolás Mario».

El 29 de marzo de 2012 Segovia fue condenado a nueve años de cárcel por el Tribunal Oral en lo Penal Económico 2 de la Capital Federal en el marco de una causa por el contrabando a México de casi 300 kilos de efedrina y pseudoefedrina -que eran utilizados como precursores químicos para la elaboración de drogas sintéticas- ocultos en un cargamento de 12 toneladas de azúcar.

El subdirector del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, Germánb Camiletti, informó este martes a la noche: «Requirió la intervención de cirujanos, urólogos y traumatólogos». 

Por otra parte, el ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, aclaró que por ahora no tiene elemento que le permitan relacionar la balacera con el juicio contra el «Rey de la efedrina». 

«No estoy en condiciones de confirmarlo, porque a la investigación la está llevando adelante un fiscal de Rosario», afirmó el funcionario. 

Deja una respuesta