“Pienso constantemente en obras, sólo que no expongo mucho”
Daniel Besoytaorube
  • Categoría de la entrada:AQUÍ Y AHORA / ARTE

Las mareas, el barco El Repunte, los suicidios y otros temas aparecen en el territorio de las telas de «La noche es suficiente», flamante muestra de Daniel Besoytaorube en el Museo MAR.

“A full”, dice. Pasó cincuenta intensísimos días pintando bajo el cielo del implacable invierno marplatense, afuera, sobre telas de grandes dimensiones. Ahora, mientras se recupera físicamente de la experiencia, vuelve de a poco a esas jornadas que llamamos “normales”. Aunque se trata de una normalidad a medias: después de varios años sin exponer, el plástico Daniel Besoytaorube acaba de inaugurar “La noche es suficiente“, una muestra con cuatro enormes obras que indagan en los temas que lo atraviesan. Y lo hace en el Museo MAR (López de Gomara 3860). Así, se convirtió en el primer marplatense en tener su muestra individual.

Cierta rusticidad se cierne sobre estas cuatro obras sin marco, con capas de pintura que el viento, la lluvia y la tierra del ambiente fueron modificando, transformando, macerando. “Es que mi taller se quedó sin techo”, cuenta, entre risas, develando que la mecánica de trabajo fue un poco elegida y otro poco obligada. “Me ofrecieron que pintara en otros talleres, pero las obras son tan grandes que no entraban. Son más grandes que un departamento de dos ambientes. Es como si hubiera pintado cien pinturas de un metro por un metro”, compara este artista de 58 años que, además, es el encargado del área de Artes Visuales en el Complejo Auditorium. Y desde hace años se dedica a la gestión y a la curaduría de arte. La muestra podrá verse hasta el 27 de noviembre, de jueves a martes.

“Pinto temas que me preocupan, algunos son inherentes a la ciudad pero que también suceden en otras latitudes como es el suicidio, las mareas, los accidentes y también aquellas construcciones degradadas por el tiempo y la desidia”, contesta a LA CAPITAL.

– ¿Volvés a exponer después de cuánto tiempo?

– Generalmente venía haciendo muestras individuales cada siete años, pero en el 2013 realicé una muestra/archivo acompañada de una charla en la Escuela de Artes Visuales Martín Malharro.

– ¿Por qué dejaste pasar ese tiempo, qué pasó en el medio?

– No tengo el hábito de ir todas las mañana al taller y pintar, lo hago cuando considero que lo voy a disfrutar y tengo alguna inquietud, además el trabajo de gestión y curaduría lleva tiempo y más aún en una institución pública. Pero no lo veo como actividades separadas, las tres las realizo hace más de treinta años, al comienzo de forma independiente, luego en una ONG, el Fondo Internacional de Arte Contemporáneo y en un momento paralelamente surgió la curaduría del área de artes visuales del Teatro Auditorium.

– ¿Seguías produciendo?

– Sí, pero no de forma intensiva, pienso constantemente en obras. Solo que no expongo mucho por diferentes motivos.

El ojo es un músculo, tengo la cabeza entrenada, anoto ideas, veo una película por ejemplo y siempre surgen cosas.

– ¿Qué mostrás en “La noche es suficiente”?

– La muestra es lo que se denomina de “sitio específico”, que no es más que pensar y ejecutar obras para un lugar en especial. En este caso considerando las medidas más que generosas de la sala, presento tres obras sobre tela y una sobre tela de un barco de gran formato, que fueron producidas durante cincuenta días al aire libre con todo lo que significa eso en nuestra ciudad. Son cuatro obras intensas y desde ya cada uno tiene que experimentar su propia experiencia al verlas. No obstante, te cuento algunas claves que se pueden tener en cuenta o no.

Las tres telas están trabajadas por capas con distintas inquietudes, parten de un modelo de la diseñadora Kate Spade, que se suicidó hace unos meses y que modifiqué un poco. Y sobre eso se presentan unos pizarrones, la primera con números de mareas y una referencia a El Repunte a modo de dar visibilidad en otro contexto de lo sucedido, ya conocido por todos en éstos últimos años y que la ciudad no debe de olvidar. Una segunda contiene un texto de T. S. Eliot sobre la obra Opus 131 para cuarteto de cuerdas de Beethoven (era su obra preferida y posee características muy especiales) y la tercera obra contiene nombres de filósofos que fallecieron de forma trágica sobre un ovalo. La cuarta se separa de las restantes porque el soporte es una lona de una embarcación la que solamente está intervenida de manera pictórica.

– ¿Por qué este título tan sugestivo, “La noche es suficiente”?

– El título de una muestra me parece que es importante, me tomé varios días y reuní unos treinta potenciales nombres, los envié a cinco personas referentes míos de la literatura, cine, y artes visuales para que cada uno eligiera por lo menos tres, y yo me reservé el voto final. La noche es suficiente alude a un tema del soundtrack de la película “Las alas del deseo” de Win Wenders de finales de los años 80. También hace referencia al período romántico (1770-1870) en el cual la noche pasa a tener sentido para los artistas.

– La muestra parece estar atravesada por el tema del suicidio. ¿Por qué?

– Porque Mar del Plata tiene una alta tasa suicidios de la que nadie habla. Las estadísticas son apócrifas, si una persona se tira abajo de un tren le dicen accidente… Es un tema que no me es indiferente, como la referencia al barco El repunte. Ahí hay una ironía a la situación actual, aunque por otro lado sigue pasando, los barcos siguen saliendo sin controles. El suicidio es un tema que me preocupa. No tiene respuesta de ningún área, es un tema a resolver, es un misterio. Sobre este tema tengo un archivo de lo que sale en los medios.

– ¿Por qué tomás a la diseñadora Kate Spade, que viene del mundo de la moda?

– Se suicidó hace dos meses y lo hizo con una bufanda. Yo usé el diseño de una de sus bufandas y lo invertí.

– ¿Pintás de noche?

– Tengo insomnio, y pintaba hace tiempo en ese horario, pero toda esta última producción fue muy física por los formatos, fue en invierno al aire libre y las condiciones no eran las ideales para la nocturnidad.

– ¿Cómo definís tu estilo?

– Puedo trabajar de diferentes maneras de acuerdo a las necesidades del momento y combinar distintos materiales,y formatos, tengo esa flexibilidad que no tiene nada que ver con que funcione.

– ¿Qué pintás?

– De manera sintética: pinto temas que me preocupan, algunos son inherentes a la ciudad pero que también suceden en otras latitudes como es el suicidio, las mareas, los accidentes y también aquellas construcciones degradadas por el tiempo y la desidia. Mis fuentes son básicamente el cine, la literatura, la historia del arte y los diarios locales e internacionales.

– ¿Sos el primer marplatense que expone en el MAR?

– Sí, después de casi cinco años que tiene el Museo voy a ser el primero de manera individual, ya hubo presencia de otros artistas locales en muestras colectivas. Y acá quiero destacar lo que significa poder estar en una institución de éste nivel, realmente desde la dirección, montaje, educación, prensa, comunicación y demás áreas han colaborado con un alto nivel de profesionalismo.

– ¿Se vienen más muestras de artistas visuales locales que expondrán en ese museo?

– Eso lo debería responder la directora del Museo, pero creo que es muy importante que se lleve a cabo ésta primera muestra. Hay muchos artistas en la ciudad que con un mínimo apoyo podrían exponer en el Museo.

– Teniendo en cuenta que sos el encargado de las artes visuales en el complejo Auditorium , ¿Cuál es la mirada en relación a la actividad en esta ciudad?

– La ciudad no escapa a lo que sucede en el país, hay un gran nivel de precarización en todas las instancias salvo contadas excepciones. Hay pocos espacios con condiciones buenas para exponer obras y para los trabajos más contemporáneos se reducen considerablemente. Hay espacios que se mantienen casi de manera excluyente por la voluntad de quien lo dirige, que generalmente es un artista. Es muy importante que la ley de mecenazgo de la provincia se reglamente para que empiece a funcionar. En cuanto a los artistas actualmente hay un número importante de ellos trabajando con continuidad y se mantiene que en determinado momento emigren a Buenos Aires, buscando mejores condiciones.

– ¿Qué nos falta como ciudad en materia de artes visuales?

– Nos falta en principios recursos, espacios con condiciones, en pequeña escala (microespacios), obviamente que la Municipalidad tenga una política cultural, que se apoye la enseñanza, el caso Malharro es un mal chiste con el tema del tanque de agua (la anterior sede de la calle Funes se cerró cuanto el tornado que pasó por Mar del Plata hace muchos años lanzó el tanque de agua al patio y hace días en la nueva sede el tanque sufre pérdidas importantes al punto de no poder dar clases). Además hay muchos matices que hacen a la formación de un artista, hay que facilitar el acceso a becas de formación, de producción y a los espacios independientes, apoyar para dar mayor visibilidad a los artistas en el resto del país en una primera instancia.

Gentileza: La Capital – Mar del Plata

Deja una respuesta