«AÚN SIN SU DETENCIÓN, CRISTINA NO GANA EN NINGÚN ESCENARIO»; por Claudio Hugo Naranjo
Cristina Fernández

Cristina Fernández de Kirchner debiera estar desde hace tiempo privada de su libertad, pero por distintas y llamativas circunstancias, no lo está; se podría argumentar casi con certeza, que la Justicia no es la culpable de que la expresidenta siga gozando de la libertad, hoy es una decisión neta y profundamente política.

Los otros dos Poderes del Estado, el Ejecutivo y el Parlamentario están haciendo todo lo posible para que Cristina no conozca Ezeiza por dentro y no hablo precisamente del Municipio. Por distintas razones los dos Poderes trabajan en ese sentido. El Ejecutivo, por pura cuestión electoralista, en donde creen –el oficialismo- que con Cristina libre y compitiendo se aseguran el triunfo del año próximo; nada más lejos de la realidad, el electorado ya no es el mismo del 2015/17, se ha ido modificando a partir de la crisis económica por la cual aún atraviesa. Eso significa que presa o no Cristina, los votos  Cambiemos ya no los tiene, si bien conservan un no despreciable 30% de los votos, en un futuro balotaje, la clase media hoy no votaría ni por Macri ni por Cristina -salvo que se enfrentes, y entonces volvería a ganar Macri- Lo que queda claro es que el gobierno sigue leyendo el diario al revés o el del año pasado.

Y aquí vienen los motivos Legislativos, son varios y de múltiples colores; el más contundente viene precisamente de la Cámara Alta, allí se encuentran los representantes elegidos por las provincias argentinas, quienes todos tienen distintos problemas territoriales. Algunos Senadores responden al gobernador de su provincia y otros a sus ciudadanos. Parece lo mismo, pero no lo es. Y un tercer grupo, más pequeño, responden a ellos. Juegan de líberos. Vayamos por partes, existen gobernadores que están muy comprometidos con la ‘obra pública’ -¿les suena?-, y no son todos peronistas. Si la Justicia sigue avanzando con los ‘cuadernos de las coimas’, estos estarían en serios problemas. Un ejemplo, Santiago del Estero. Otras si justicialistas como  Formosa, Chaco y Tucumán, no hace falta que nombre a Santa Cruz. Estás provincias, las cuales algunas cambiaron gobernador en 2015, defienden a rajatabla la posición del Senador Miguel Ángel Pichetto, que no se le otorga el desafuero hasta que la Corte Suprema o un Tribunal de Alzada confirme que es culpable, o sea, dentro de 100 años. Este es el primer grupo, que son los que responden al gobernador.

En segundo lugar están los que por cuestiones políticas, ya no le responden al gobernador pero sí a sus votantes; esto se traduce así, vienen trabajando para las próximas elecciones, algunos Senadores jugaran ellos o ya tienen sus delfines y no quieren ensuciarse las manos tirándose sin red a la yugular de Cristina, no es negocio electoral. Ejemplo: Salta la linda, ya no renueva gobernador, Urtubey juega a todo o nada a ubicarse como candidato a Presidente o Vice; sus legisladores no acompañan la decisión del gobernador de desaforar a Cristina, piensan a futuro, que es mañana. En consecuencia tenemos otro sector que prefiere a Cristina libre.

Por último, están los que juegan en toda la cancha, no le responden a nadie, voy a nombrar tres casos, pero hay más: Carlos Saúl Menem (La Rioja), Miguel Ángel Pichetto (Río Negro) y Cristina Fernández de Kirchner (Buenos Aires). ¿Hace falta que realice una pequeña reseña de dos de ellos? NO. Pero si es necesaria una mención sobre el Senador Pichetto. ¿Quién es Pichetto? Es muy extraño verlo en la foto de ‘la semana’ con Sergio Massa, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey. ¿Qué papel juega ahí? No tiene un voto, perdió por paliza en 2015, anunciando su derrota minutos después de finalizados los comicios provinciales. Fue un armador político de Néstor y Cristina en el Senado y es un hábil declarante; es raro que todavía no haya sido nominado en los cuadernos de Centeno. Tendría mucho para declarar. Es el primer error del nuevo Peronismo Federal. Pichetto a la hora de los bifes, se va a convertir en un Carlos Zannini cualquiera; va a espantar a los votantes. Ok, entonces arribamos a una conclusión, la Cámara Alta no entregará a Cristina.

Ahora bien, Cristina, de la cual nos hemos tomado todo este tiempo, no gana en ningún escenario electoral del año próximo; pierde la presidencia con Macri, Massa y Urtubey en cualquier balotaje. Pierde con María Eugenia Vidal si quisiera competir solo por la provincia. La gobernadora la sacaría de la cancha para siempre. Sería un suicidio electoral para Cristina. Es por ello que su sector, el más salvaje y violento, junto con los Moyanos y la izquierda necesitan incendiar el país, porque les puede ocurrir las dos cosas, perder e ir presos. Al Capone, no hubiera dudado, incendiaba Chicago. Todos van a entrar en la recta final, allá por abril del 2019, sin cubiertas, sin combustible y golpeados, la diferencia con Cristina, es que ella no llega con chances a la última curva de su vida. Golpe de Estado o derrota y prisión.

Deja una respuesta