«Si el peronismo tira del mantel, se pone en riesgo la gobernabilidad»; Por Mauricio Maronna
Urtubey contra Lavagna

Juan Manuel Urtubey está convencido de que si el peronismo amenaza con tirar del mantel, el gobierno se cae. Por eso, pese a que lo acusen de ser el opositor más macrista de todos, el gobernador salteño apuesta a la gobernabilidad.

En una entrevista a fondo con La Capital, Urtubey admite que no está de acuerdo con que Cristina Kirchner participe de las primarias y plantea el «desafío político ineludible que es construir una alternativa superadora al kirchnerismo y al macrismo». Antes de la instantánea con Juan Schiaretti, Miguel Pichetto y Sergio Massa, el mandatario niega ser funcional a Macri, como lo acusan desde adentro del peronismo.

—¿Qué observación hace sobre el estado del país?

—Lamentablemente estamos pagando las consecuencias de una orientación que no contempla la economía real, con desaciertos de gestión. Las marchas, retrocesos y cambios de posiciones generaron inestabilidad, y hoy lo estamos pagando. Lo que quiere hacer el gobierno lo debe hacer bien. Ese es el principal desafío. Yo no le puedo imponer lo que tiene que hacer, sería pretencioso. Somos la oposición. De todos modos, lo que quiere hacer tiene que tener sustentabilidad. Reducir el déficit fiscal se ha transformado en una obsesión del gobierno, pero eso no debe ser el plan. Eso es una herramienta, un instrumento. La Argentina tiene que crecer, la industria tiene que ser competitiva, sino vamos a seguir teniendo retracción del consumo interno. Y la balanza comercial va a seguir negativa, con lo que todo lo impulsado va a ser en balde. La inestabilidad de la moneda va a seguir.

—¿Es un problema económico o, a esta altura, ya es un problema político lo que padece el gobierno?

—Hay un problema político generado por un problema económico. Hay una orientación errada, que no comparto. Hay un problema en términos de conducción de este proceso político. Si en medio de un viaje del presidente a Estados Unidos y de un paro nacional renuncia el presidente del Banco Central es que estamos en problemas. Desconocer eso es estar mirando otro canal.

—¿Si el peronismo tira del mantel se pone en riesgo la gobernabilidad?

—Sí. Definitivamente sí. Por eso creo que hay que ser prudentes, aun a costa de que eso nos termine afectando a los opositores. Peor sería que se caiga la institucionalidad y vuele todo por los aires. En este momento Argentina requiere de prudencia y responsabilidad cívica.

—Eso que usted dice hace que lo llenen de críticas otros opositores. Afirman que usted es funcional a Macri.

—¿Qué queremos? Yo no me valido por estar más cerca o más lejos de Macri, me valido por mis convicciones y mis ideas. Si la institucionalidad se cae, ¿quién gana? Nadie. Vayamos a cuestiones prácticas, si yo no apruebo el presupuesto consigo que el gobierno haga lo que quiera. El gobierno se victimizaría de que la oposición no le dio las herramientas que necesitaba. Desde la mirada chiquita de la oposición pierdo en todos los frentes. Lo más lógico es arremangarse, consensuar algo, encontrar puntos de encuentro. Eso es lo que necesita el país.

—¿Y qué debería hacer el peronismo en el mientras tanto?

—Hay que ayudar a la gobernabilidad del país. Ya hemos vivido y sufrido la caída de la gobernabilidad. Tenemos un desafío político ineludible que es construir una alternativa superadora a esta grieta que le da vigencia al gobierno y al kirchnerismo, como dos espacios que se alimentan retroactivamente y en paralelo. Uno no puede vivir sin el otro. Entre ambos (kirchnerismo y macrismo) están llevando al país a un lugar muy complicado. Hay que salir por arriba. Es un gran negocio para los dos.

—¿Cristina es un jarrón chino para el peronismo, no saben donde ubicarlo? Cristina es la que más voto tiene dentro de la esfera peronista. ¿Cómo van a ganar sin ella?

—Sí, de su sector es la que más votos tiene. Pero tiene un techo tan bajo que hace imposible construir una alternativa de poder con ella. Hay que construir una alternativa que pase por arriba y rompa con la dialéctica de la confrontación. Hay que plantear verdaderamente un gobierno de unidad nacional con los que justamente no compartan la dialéctica de la confrontación. Y los que quieren la dialéctica de la confrontación son Cambiemos y el kirchnerismo. El planteo no es Macri o Cristina, es los argentinos versus ellos. En ese escenario político de contexto se virtualiza la posición de poder de la ex presidenta, de Macri. Ellos representan facciones. El descontento argentino es tal que los hace incapaces de construir un proceso de unidad nacional, que es lo que necesita el país.

—¿Es recuperable el gobierno? Es brutal decirlo, pero hay quienes sostienen que si el gobierno llega a marzo es que mantuvo la gobernabilidad. Y entonces habrá reelección para Macri.

—Tenemos que apostar a que le vaya lo mejor posible a Macri. No tenemos que apostar a ganar porque somos los menos peores, porque ahí entramos en la dialéctica de macristas y kirchneristas. Ellos se validan desafiándose a ver quién es menos peor. Nosotros tenemos que ser mejores. No subestimo ni a Cristina ni a Macri para el año que viene, de hecho hoy son los dos más competitivos. Nosotros estamos construyendo una alternativa superadora, y creo que la vamos a lograr. En el mientras tanto, debo decir que los dos actores principales son el kirchnerismo y el macrismo.

—¿Va a ser candidato a presidente?

—Primero quiero contribuir a la creación de este espacio. Veamos quién es más competitivo de los que pensamos parecido, y que ese sea el candidato. A mí me encantaría, pero si es otro, trabajaré para lograr el triunfo de igual manera.

—¿Está de acuerdo en que Cristina participe de las Paso?

—Si quiero superar la dialéctica de la confrontación no lo puedo hacer desde el mismo espacio que Cristina. Es contradictorio. Hacerlo juntos sería estafar a la sociedad, pensamos cosas distintas. La dialéctica antigua es decir que «lo más importante es la unidad de todos». Hagamos la unidad de los que pensamos parecido, sino perdemos volumen, definición. No somos nada.

—Se armó mucho revuelo por su reunión con Tinelli.

—Todo ciudadano que quiera volcarse a la actividad pública será bienvenido. Si Tinelli tiene vocación de participar, hay que abrirle las puertas. No hay que descartar a nadie. Mi voluntad también es que el Frente Progresista participe de un acuerdo con nosotros, pero la realidad dice que está lejos.

Gentileza: La Capital-Rosario

Deja una respuesta