«ALGO QUE ASOMBRA AL MUNDO»; por Claudio Hugo Naranjo
Un niño en la Plaza de Toros

A la edad de 12 años, Michel Lagravere fue una sensación en los círculos del toreo por ser el toreador más joven del mundo.

El niño mostraba pocas señales de temor ante toros resoplantes y agresivos, algunos de los cuales pesaban alrededor de 900 libras. Según su propia cuenta, ya ha matado cientos de ellos.

Ese año (2010), hasta el momento, había desenvainado su espada y agitado su capa en 46 plazas de toro en todo México, entre ellas la afamada Plaza México, en la capital. Había enfrentado a los toros en Colombia, Perú y Francia y esperaba poderlo hacer en España.

Conocido simplemente como «Michelito», esse estudiante de séptimo grado fue el más reciente de una camada de atletas de deportes extremos cada vez más jóvenes. Ese año, se habían roto los récords para la persona más joven en escalar el Monte Everest –Jordan Romero, un estadounidense de 13 años– y la persona más joven en navegar alrededor del mundo sola y sin ayuda, Jessica Watson, una australiana de 16 años.

Deja una respuesta