Carrió con Mirtha…¿qué dirá?
Gran expectativa por sus comentarios

Elisa Carrió llegó tan lejos esta semana que causó malestar en el Gobierno: su última amenaza fue «no amigarse» con el presidente Mauricio Macri si no echaba al ministro de Justicia Germán Garavano. 

Dos ministros de Macri salieron a contestarle públicamente: el  de Educación, Alejandro Finocchiaro, que le lanzó que «nadie debe condicionar al Presidente de la República», la de  Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien sutilmente le aseguró que es el presidente el que está a la cabeza de la «lucha contra la corrupción».

El jueves dio una marcha atrás sorpresiva por Twitter que dejó a más de uno boquiabierto. La líder de la Coalición Cívica afirmó que se trataba de un chiste, que nunca condicionó a Macri.

«Yo no le pedí ni le voy a pedir la renuncia del Ministro Garavano al Presidente. Lo que dije esta mañana fue una broma, no condiciono ni disputo autoridad», escribió. Más temprano había ratificado que no quería hablarle al presidente y que quería que lo “echara” a su ministro.

Ahora, desde Cambiemos, creen que la misma Lilita será quien se encargue de cerrar la discusión este fin de semana, cuando visite la mesa de Mirtha Legrand.

En el medio y puertas adentro le dijeron de todo: que no era ubicado lo que hacía, que estaba lanzando chispas sobre una crisis y que debía llamarse al silencio, o, por lo menos, no sacar los trapitos al sol y discutir las cosas puertas adentro.

Ayer el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, admitió que «no es un tema agradable» el pedido de juicio político a  Garavano.

Pero dijo que «todos los diputados tienen el derecho a opinar lo que crean conveniente, y eso para nosotros no un problema».

En diálogo con la prensa en la Quinta de Olivos, Frigerio insistió en «reiterar que nosotros tenemos el principal garante de que estas luchas continúen, contra la corrupción, contra la impunidad y a favor de la mayor transparencia, y es el presidente de la Nación»,

El ministro aseguró que los dichos de Carrió «forman pare de las reglas de juego de la República, y todos los legisladores tienen el derecho de pedir el juicio político a los funcionarios nacionales que consideren».

Destacó además que «todos tenemos que saber que esto puede ocurrir y tenemos que dar las respuestas del caso», y agregó que «nosotros no exigimos que nuestros legisladores piensen todos exactamente igual al Presidente o a su equipo».

Asimismo, Frigerio dejó en claro que el Gobierno «respeta la labor que viene haciendo Carrió en la lucha contra la corrupción y la lucha contra la impunidad».

Recordemos que durante toda la semana que se va, la diputada hizo públicas sus diferencias con Macri, cuestionó al ministro de Justicia,  y anunció que presentaría un pedido de juicio político contra el  ministro.

La razón es que Garavano había señalado que para un país «nunca es bueno que se pida la detención o se detenga preventivamente a un expresidente», cuando le consultaron los periodistas sobre la situación de la expresidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), sobre quien pesan pedidos de detención preventiva que no pueden salir adelante por tener fueros parlamentarios.

Deja una respuesta