AMY WINEHOUSE… MURIÓ DE AMOR: Aquí su historia y‘Back to Black’
Una de las voces más prometedoras del jazz nos dejaba

El  23 de julio de 2011 se la encuentra sin vida a Amy Winehouse. Todos recordamos la horrible noticia y las causas: una sobredosis. Con apenas 27 años, una de las voces más prometedoras del jazz nos dejaba. En ese entonces su padre declaró para la CNN: “Todo lo que Amy hizo lo hizo en exceso: bebió en exceso y también se desintoxicó en exceso” y aunque se escucharon muchas críticas por el estilo de vida de la cantante, nadie se preguntaba ¿cómo llegó Amy a las drogas? Debes saber que quien la introdujo a este mundo fue su novio: Blake Fielder.

Algunos portales lo catalogaron como ‘Amy Winehouse murió de amor’, y se basa en la tormentosa y apasionada relación de la cantante con el también  británico Blake Fielder, quien conoció en el 2004 en un pub de Londres. En ese entonces ambos tenían pareja, pero la atracción entre ellos era tan fuerte que decidieron estar juntos.

Un año después (2005) Blake dejó a Amy y volvió con su ex novia. Esto derrumbó a Winehouse, quien recurrió a las pastillas antidepresivas y todo se complicó cuando empezó a sufrir bulimia. Poco a poco se fue recuperando y en el 2006, la grabación del disco ‘Back to Black’ la mantuvo muy ocupada.

Pero en el 2007, Amy y Blake retomaron su relación. Él declaró en ese entonces: “Nos amamos de una manera intensa y probablemente de una forma mal sana y co dependiente”. Ese año decidieron casarse y el mismo Blake confesó que fue él quien la introdujo al mundo de las drogas e incluso dijo que cuando peleaban, la adicción de ella empeoraba.

En una ocasión, ambos fueron fotografiados con heridas y sangre mientras caminaban por las calles de Soho. Fielder confesó en el documental ‘Amy Winehouse: the Untold Story’: “Tuvimos una discusión, perdimos el control y yo rompí una botella y se me enterraron algunos cristales. Ella me vio con miedo o amor o lo que fuera que fuera eso y como una extraña nuestra de amor se hizo lo mismo a ella”. 

En el 2009 Amy presentó una demanda de divorcio. Según declaró para la BBC: “Me enamoré de alguien y eso no me hizo nada bien”. Pero Amy ya estaba en el mundo de las drogas, quizá su esposo había salido de su vida, pero la adicción no. Como la misma Amy cantó en ‘Love is a losing Game’,  hay relaciones que están condenadas a perder, y esta fue una de ellas. Todo acabó el 23 de julio del 2011, cuando la voz de Amy se apagó para siempre.

Deja una respuesta