Vidal hace los deberes: bajó considerablemente el déficit y el empleo público volvió a niveles de 2015
Gobernadora provincia de Buenos Aires

Entre medio de tarifazos, devaluación y negociaciones salariales, la administración de la gobernadora María Eugenia Vidal sintió un alivio. Es que las cuentas públicas bonaerenses atestiguaron una mejora en el primer semestre de este año, pero además, se registró una reducción del empleo público que se ubicó en niveles similares a los de 2015.

Según el Resumen Ejecutivo de la Ejecución Presupuestaria de la Provincia correspondiente a los primeros seis meses elaborado por la cartera de economía bonaerense el resultado financiero deficitario de 2.183 millones de pesos contrasta con el déficit de 16.923 millones de pesos registrado en el mismo período del año pasado. Además, explica que en este primer semestre, el resultado de capital arrojó un déficit mayor, aunque fue compensado por un resultado económico positivo de 9.604 millones de pesos.

Por otro lado, la Secretaría de Trabajo de la Nación publicó un informe donde detalla que, en la provincia de Buenos Aires el empleo público se redujo un 1,3 por ciento en todo el 2017. A pesar del aumento del salario estatal de 6,9 puntos en 2016.

Desde el Ministerio comandado por Hernán Lacunza, se informó que “la política de recursos se enmarca en el Consenso Fiscal acordado entre el gobierno nacional y las provincias a finales de 2017, donde se fijaron reducciones escalonadas hasta el año 2022 en el Impuesto a los Ingresos Brutos y a los Sellos, así como también modificaciones al esquema de distribución de recursos federales”.

A partir de ahí, la reducción del déficit se explica porque los ingresos totales provinciales aumentaron un 36,2 por ciento con respecto al primer semestre de 2017 ascendiendo a un total de 296.954 millones de pesos. Teniendo en cuenta el incremento del Impuesto a los Ingresos Brutos de 22,7 por ciento, y del 61,6 por ciento del Impuesto Inmobiliario, impulsado por la aplicación del revalúo realizado en 2016.

Los gastos totales aumentaron 27,3 por ciento con respecto a igual período del año anterior llegando a un total de 299.136 millones de pesos, y las partidas de capital se incrementaron un 25,2 por ciento anual.

Así, más allá de que en lo económico, sean varios los factores que hacen que en la Gobernación mastique bronca, tal como detalló INFOCIELO: la quita del fondo sojero, el traspaso del sistema de transporte, el traspaso del sistema energético del Conurbano y, peor aún, el efecto que la sorpresiva y brutal devaluación del peso provocó en la deuda pública de la Provincia; la administración de Vidal celebra el alivio que arrojan las cuentas públicas.

Deja una respuesta