Tras los anuncios de Vidal dan a conocer el estado “desesperante” de las PYME bonaerenses
Crisis en las PYME de la Provincia de Buenos Aires

La gobernadora María Eugenia Vidal anunció  el jueves un paquete de medidas destinadas a “favorecer la operatividad” de pequeñas y medianas empresas bonaerenses.

Crisis en las PYME de la Provincia de Buenos Aires

 

Según consta en el anuncio oficial, en la Provincia operan unos 265 mil establecimientos registrados, que emplean a 4.4 millones de bonaerenses, el 75 por ciento de la población ocupada del territorio.

Vidal no recurrió a eufemismos para explicar las motivaciones del anuncio: dijo que busca “sostener el trabajo y seguir produciendo”. “Tenemos que acompañar en momentos difícil y también pensar en el mediano y largo plazo, para que, cuando esta dificultad esté superada, podamos seguir creciendo”, agregó.

Hace cinco meses, a comienzos de junio, Vidal y el presidente del BAPRO, Juan Curuchet, lanzaron un paquete de medidas que totalizaba una inversión de 11.200 millones de peos, destinados a líneas de inversión y a descuentos de cheques. Los resultados de esa política le dieron al Gobierno la exacta medida de la crisis.

Es que de esos 11.200 millones, sólo 2.500 iban destinados, a priori, al descuento de cheques. La imperiosa necesidad de liquidez de las pequeñas y medianas empresas, para pagar salarios, servicios públicos y otras obligaciones, llevó a que esos 2.500 se convirtieran primero en 2.900 y, tras el “deslizamiento cambiario” llegaran a 11.700 millones de pesos.

Las PYME descontaron unos 200 mil cheques en 5 meses, a razón de 40 mil por mes. El secreto del éxito es la “tasa preferencial” de 29 por ciento, bastante inferior al 80 por ciento que ofrecen los bancos privados.  

Las líneas de inversión, como contrapartida, tuvieron una demanda de 900 millones de pesos, confirmando lo que, a priori, presumía la mayoría de los empresarios. “En esta coyuntura, la Pyme va a tomar el crédito para pagar gasto corriente”, había anticipado Daniel Moreira, de Asociación PYME, apenas conocido el anuncio.

La profecía se cumplió al pie de la letra: las líneas de inversión, como contrapartida, tuvieron una demanda de 900 millones de pesos. “Las empresas usaron esos fondos para achicar el agua que entra al barco, en este momento nadie piensa en invertir”.

El éxito de la medida llevó a que Vidal y Curuchet anuncien su continuidad durante noviembre y diciembre, junto a otras medidas como la oferta de microcréditos con plazos de 12 a 36 meses para capital de trabajo y de 37 a 60 meses para inversión, con una tasa fija de 60% anual.

Deja una respuesta