Sin certificado médico no se podrá entrar al gimnasio
Sin certificado médico, no hay gimnasio.

El auge por la vida sana y un cuerpo en forma los ha convertido en un verdadero “boom”. Están los de siempre y están los que se especializan en una disciplina en particular. Algunos son grandes y variados. A otros les basta con un pequeño local, una habitación en casa de barrio o un monoambiente céntrico.

Estamos hablando de los gimnasios, lugares que se han transformado en espacios imprescindibles para la vida de muchas personas, pero que hasta hace poco no tenían ningún tipo de control.

En los últimos días la muerte de un empresario de 40 años en un gimnasio de Buenos Aires volvió a instalar la polémica. Estos espacios donde mucha gente realiza actividad física deben exigir controles médicos a sus alumnos y deben contar con profesionales expertos que diseñen las rutinas de los practicantes.

Lo primero que están detectando los inspectores del Ministerio de Salud es que en la mayoría de los gimnasios se desconoce la ley 8.897, que establece en uno de sus puntos más importantes que los propietarios deben exigir a los concurrentes un certificado de buena salud expedido por un médico. El documento debe indicar el tipo, modalidad e intensidad de actividad física que podrá realizar o sus limitantes. La vigencia será de un año. También deben pedirles a los clientes que se hagan un electrocardiograma.

Los gimnasios deben llevar un registro de sus clientes. Además, deben contar una dirección técnica a cargo de un profesor de Educación Física, resaltó Adolfo Steimberg, de la Dirección General de Fiscalización Sanitaria, dependencia que dirige el doctor Orlando Di Marco.

Si bien por el momento están informando sobre la ley, en breve podrán comenzar a sancionar a los dueños de aquellos gimnasios que no cumplan con estos requisitos.

Deja una respuesta