El Presidente de la Conmebol dijo que»Los partidos se ganan en la cancha»
Alejandro Domínguez.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, aseguró este lunes que, bajo su conducción al frente del organismo sudamericano, «el fútbol no se gana con piedras ni agresiones: lo ganan los jugadores en la cancha».

«En la Conmebol que presido, el fútbol no se gana con piedras ni agresiones. Lo ganan los jugadores en la cancha. Y más en Sudamérica con la calidad de nuestros futbolistas. En la Conmebol que presido se juega respetando al rival, teniendo el fair play como visión en la cancha, en las gradas, en la dirigencia», aseveró Domínguez.

En una carta oficial que el presidente de la Conmebol dio a conocer este lunes en el sitio oficial de la entidad, se refirió a los hechos de violencia que impidieron la realización de la final entre River y Boca por la Copa Libertadores, en el estadio «Monumental», por dos días consecutivos.

El máximo dirigente del fútbol del continente hizo un llamado: «Que todos los actores del fútbol sudamericano fijemos como prioridad y unamos esfuerzos para identificar, entender y combatir las causas y los actos de violencia que manchan nuestro fútbol».

«Hay mucho más en juego que un título deportivo. O todos los actores del fútbol sudamericano nos unimos para acabar con la violencia o la violencia se encargará de acabar con el fútbol sudamericano», afirmó.

Este martes en Luque, donde está la sede central de Conmebol, los presidentes de River y Boca, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, se reunirán con él para tratar de determinar día y hora del partido final, aunque «El Xeneize» ya presentó un recurso ante el Tribunal de Disciplina para que le den los puntos del partido por los hechos que provocaron heridas a sus jugadores.

«A pesar del acuerdo previo de fair play firmado por los presidentes de ambos clubes finalistas y de todas las alertas emitidas desde Conmebol a los responsables de la seguridad, el estadio y los alrededores fueron escenario de una violencia irracional y aparentemente impune hacia los jugadores, el público, los niños y las familias que se acercaban pacíficamente, las autoridades, los vecinos. Los acontecimientos vandálicos fueron penosos. La barbarie que se ha venido apoderando de nuestro fútbol colocó muchas vidas en riesgo», indicó.

Domínguez hizo «un llamado a los dirigentes de River Plate y Boca Juniors, a que entiendan que la responsabilidad que tienen en sus manos va mucho más allá de solamente defender sus colores y los intereses de sus socios. Ante todo, tienen una responsabilidad hacia el fútbol sudamericano, muchas veces desvalorizado y criticado en nuestros países, pero apreciado en todo el resto del mundo».

Deja una respuesta