D’Onofrio haciendo la gran Randazzo: «Macri quiere que se juegue en cancha de River»
El pedido que nadie escuchó

El titular de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, aseguró este martes que el presidente Mauricio Macri le dio a la institución del barrio porteño de Núñez «el apoyo y la seguridad» para que se juegue en el Monumental el partido desquite de la final de la Copa Libertadores ante Boca Juniors.

D Ónofrio haciendo la Gran Randazzo. Nadie nunca oyó aquella conversación entre Cristina y el ex ministro de Transporte, ordenando que sea el candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires. Ni ahora, tampoco, nadie escucho de boca de Macri ese pedido a todas luces algo tirado de los pelos, dijo D´Onofrio: «El presidente Macri quiere y pretende que el partido se juegue en la cancha de River y que va a existir toda la seguridad para ese partido», dijo en declaraciones a radio La Red.

«El mundo se va a enterar del G20 y será un éxito. Y si podemos hacer un G20, ¿cómo no podemos hacer un partido?», se preguntó D’Onofrio.

Sobre el cambio de sede del encuentro, como determinó la Conmebol, el presidente «millonario» sostuvo: «No tenemos ningún país. Yo les miento si les digo dónde se juega. Hasta ahora, nos dicen que se jugaría 8 o 9 de diciembre y fuera de la Argentina».

«Lo vi duro a Alejandro Domínguez (titular de la Conmebol) para cambiar la posición, pero creo que, cuando vea lo que va a pasar con el G20, se va a dar cuenta de que se puede armar el partido», señaló D’Onofrio.

El presidente de River dijo que «(Mauricio) Macri quería que el partido se hubiese jugado el domingo» y agregó que «definirán el presidente de Conmebol y la Conmebol».

«Hay 66.000 personas que compraron entradas y pretenden ver el partido. Yo lo entiendo a Domínguez y lo comprendo: hay que bajar un poco la locura y tranquilizarse», agregó.

«No nos pueden vencer los violentos. Yo me metí en River para vencer esto», expresó D’Onofrio.

«Nos están quitando a 66.000 personas el espectáculo que queremos ver. Esta Copa ya está medio gris, pero necesitamos darle el brillo adecuado. No puede ser que por determinados tipos no se pueda ver el partido», añadió.

El dirigente aclaró que «River está a disposición del fiscal» y añadió que el procedimiento realizado el lunes en el estadio por el tema de la reventa de entradas «no fue un allanamiento y les dimos toda la información».

En cuanto el ataque de los hinchas de River al micro de Boca que motivó la suspensión del encuentro, D’Onofrio indicó: «No tengo idea de si fue una venganza. Es un tema que nos pusimos a disposición. Tenemos que saber quién lo hizo, cómo lo hizo y por qué lo hizo».

Sobre la postura del presidente de Boca, Daniel Angelici, de pedir la descalificación de River de la Copa Libertadores, expresó que «él me dice que tiene un compromiso con los socios de Boca y cada uno tiene su posición, pero a este partido hay que jugarlo».

«River no tiene la culpa, porque falló el sistema de seguridad. Y, más que doler, me sorprendió el giro de Angelici» tras el «pacto de caballeros» del fin de semana pasado de posponer el partido, concluyó D’Onofrio.

 

 

Deja una respuesta