«ELISA CARRIÓ… YA ES UNA CUESTIÓN DE TIEMPOS POLÍTICOS»; Claudio Hugo Naranjo
Elisa Carrió

Ya es una cuestión de dramáticos tiempos políticos, si fuera estratega del gobierno nacional, Mauricio Macri o parte del proyecto, la intuición del animal político dice que hay que correrla antes que pegué el portazo.

Cambiemos viene de un G-20 exitoso, con las justas posibilidades de encarar el 2019 con 6 o 7 líderes mundiales –de verdad- que con sus apoyos e inversiones que ahora parecen estar a la vista, el oficialismo ganará una elección presidencial que quedará en la historia porque terminará de una vez y para siempre con Cristina Fernández de Kirchner. Se está festejando merecidamente y Carrió –que ya no importa cómo está su salud mental- le tiró un contenedor de brea al gobierno, pero especialmente a Macri y a la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, que es hoy en el gabinete nacional la mejor –lejos- imagen.

No me vengan, con que mañana no quiso decir eso o “que amo al Presidente”, es una mitómana peligrosa, que si no está en el centro de la escena se enferma y se convierte, se transforma en el cuadro mejor pago y preparado del triste kirchnerismo. En el G-20 no salió en una foto –obvio, no la conoce nadie de los líderes que participaron de la Cumbre-, dónde quería que la ubiquen, no existía ningún lugar. Tal vez podría haber sido La Gala en el Teatro Colón. Pero iba a pasar totalmente desapercibida y ella se cree el ombligo de este gobierno. Va a traer muchos más problemas a medida que avance el 2019. Debe tomar el Presidente una decisión, dura, pero como líder, efectiva y sin grises.

Con sus últimas declaraciones sobre la nueva actitud que tomará la Policía o las Policías, en su enfrentamiento diario contra el delito –decisión acertada-, parece Hebe de Bonafini o Estela de Carlotto, defendiendo a los delincuentes asesinos que nos tienen a los argentinos encerrados y con miedo y a las fuerzas de Seguridad arrinconadas solo aguardando recibir un disparo que termine con sus vidas. Decir que no “somos el fascismo” porque un servidor de la Ley estará de ahora en más ya no autorizado –según circunstancias- a dar la “voz de alto”, que son fracciones de segundos en los cuales estos asesinos sin escrúpulos tienen el tiempo suficiente de tirar antes que el funcionario, es no solo suponer que Carrió aprovecha cualquier circunstancia para diferenciarse del gobierno, sino que no sabe absolutamente nada del proceder policial, donde los segundos son vitales para él y terceros.

Carrió, ya no suma en Cambiemos. No se dejen engañar que sin ella se pierde la Capital. Carrió solá, es un globo que levanta vuelo y desaparece. Recuerden esta nota y reitero lo dicho muchas otras veces. No es una persona de confianza. ¿Queda claro?

Director: CÓMO TE EXPLICO

Deja una respuesta