Argentina con grandes expectativas para el 2019; por Mariana Camino
Mariana Camino avizora inversiones en 2019

Mientras sonríe para las fotos, Mariana Camino afirma que se siente cómoda. No se refiere al hecho de posar para la lente, sino al nuevo contexto para su consultora, que colocó a quien fue su socio hasta junio último, Dante Sica, como ministro de Producción, y al que ahora califica –en broma– como “una anécdota”.

“Está totalmente desvinculado, porque tuvo que acogerse a la Ley de Ética Pública, así que hizo todas las gestiones y, en el caso de ABECEB, me vendió su paquete accionario”, explica Camino. “Esto me deja en una posición mayoritaria y, a su vez, ejerzo la presidencia. O sea que, en un sentido, Dante es una anécdota”. Sin embargo, admite que está ante una oportunidad.

Dada la experiencia de empresarios que asumieron como funcionarios, ¿cómo creés que puede repercutir el nombramiento de Sica en tu empresa?

La verdad es que, si me baso en la experiencia en este tiempo desde que asumió, hicimos desayunos con las distintas áreas y la respuesta de los equipos fue excelente. En las tres unidades de negocios están todos muy contentos con la oportunidad, para nosotros es un honor y no ha cambiado nada desde lo interno. Si bien para los clientes de ABECEB la designación de Sica pudo haber sido una buena noticia, lo concreto es que las preocupaciones de esas empresas van mucho más allá de un canal de diálogo abierto fluido con el Gobierno: la inflación, la volatilidad del tipo de cambio, la inestabilidad de las variables macroeconómicas y, sobre todo, la elevada tasa de interés son los mayores motivos de desvelo.

¿Cómo analizas el panorama económico?

En el corto plazo, complicado. Cuando hablo con los clientes, nos manifiestan preocupación. Se da por descontado que este año no se va a crecer, o que habrá crecimiento cero. Preocupa la inflación, el tipo de cambio, que se estabilicen un poco las variables más importantes de la macro. También preocupa la tasa de interés elevada. Para las pymes, la dificultad de acceder al capital de trabajo, al costo de financiamiento. Todo eso lo vemos complicado en el corto.

¿Y con miras al mediano plazo?

Así como te digo que hay una dificultad concreta, también estamos viendo que hay buenas perspectivas de 2019 en adelante. Nosotros no dejamos de recibir consultas: las empresas que entendieron que hay que desarrollar su negocio o que quieren competir distinto, pero tienen la problemática con cómo crecer. Ven una economía más sana y con reglas de juego más claras. Los transables hoy están beneficiados por el tipo de cambio.

2019 será un año electoral…

La política no es nuestra área de especialización, pero la analizamos como una variable más. En el corto, vemos que la crisis cambiaría está dejando efectos en las empresas y dudas de si el Gobierno va a poder mantener la gobernabilidad. El escenario político es un desafío. Hay que esperar, falta mucho tiempo. Es una preocupación, pero no vemos que ya hoy haya un duelo. No hay un discurso de que no va a haber crecimiento, o que no va a haber inversiones. Desde el punto de vista de la economía, vemos que hay algunas reformas que son más estructurales, que van a generar las condiciones de una economía más sana. Y tampoco la oposición está hoy con un proyecto, ni emerge una figura concreta. Hay mucha incertidumbre en materia política.

¿Qué cambios de agenda o pedidos de tus clientes percibiste en los últimos meses?

Una empresa que está asociada al mercado interno, que tiene una demanda que está cayendo y que tiene más restricciones, nos pide proyecciones de inflación, de volumen, de demanda, la cadena de pagos en las pymes, etc. En cambio, las empresas más grandes empiezan a preguntarte cuestiones de tendencia: qué pide el mundo, los mercados, disrupción de tecnología, industrias 4.0: otro tipo de conceptos que están evaluando para mejorar su competitividad y se salen de lo estrictamente coyuntural.

¿Qué sectores están bien posicionados hoy en Argentina?

En todo lo relacionado con la industria agropecuaria, Argentina es líder. Desde la industria automotriz, están muy atentos a la recuperación de Brasil. La industria del software y la cultura del emprendedorismo también son buenos ejemplos. Y todo lo que tiene que ver con energía y minería. Para capturar inversiones en infraestructura, es una buena oportunidad. Esto es lo que decía antes de que la economía va a ser más sana: si, a pesar de la volatilidad cambiaría y de la crisis de corto, logras licitaciones en modalidad PPP (participación público-privadas).

¿Ves interés en invertir en Argentina?

Sí, claro. Pasa que hay proyectos que ofrecen rentabilidad pero, cuando tenes que salir a buscar financiamiento, tenes el problema de la tasa de interés por el costo de capital. Estamos en ese momento de wait and see, pero estamos recibiendo consultas del inversor internacional y local sobre cuál es mejor momento para invertir. Hay muchos nichos de negocios que se le abren a la Argentina de cumplirse con la pauta del FMI, porque te saca definitivamente de la crisis de confianza.

¿Cómo juega en los exportadores la pelea Estados Unidos-China?

El mundo está raro. Pero, en términos de volúmenes, la demanda crece, el mundo crece. Crecen los emergentes y crecen los desarrollados. Si se firma un acuerdo Unión Europea-Mercosur, eso es una oportunidad ante este conflicto. Es una oportunidad específicamente para la Argentina: la de ocupar esos espacios de demanda que está dejando de abastecer Estados Unidos como, por ejemplo, con la soja que le compraba China. Demanda va a haber, pero de alto costo de capital. Es una situación que hay que monitorear.

Deja una respuesta