Todo listo en el Bernabéu para que cierre el negocio de la Copa Cambalache
El Hincha

Ya no importa más nada, «Cambalache», fue el tango más famoso de las obras que compuso el gran poeta Enrique Santos Discépolo. … La obra nació durante la Década Infame, a la que denuncia Discépolo en varias de sus letras. La versión más difundida de Cambalache fue en la voz de Julio Sosa y es como se inmortaliza en el salón de los tangos más destacados y vigentes del siglo veinte y aún…

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro
generoso o estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón,
los ignorantes nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.

Después de varias idas y venidas, postergaciones, declaraciones cruzadas y demás, River y Boca se enfrentarán esta tarde para definir al campeón de la Copa Libertadores de América en un partido que se jugará en un lugar atípico para el certamen continental ya que será en la ciudad de Madrid, en España.

El encuentro se disputará a partir de las 16.30 en el estadio Santiago Bernabéu, será controlado por el árbitro designado por Conmebol Andrés Cunha (Uruguay) y la terna es completada por los jueces de línea Nicolás Taran y Mauricio Espinosa mientras que el cuarto juez será Víctor Carrillo (Perú).

En tanto, el VAR estará a cargo de Leo González (Uruguay), el asistente 1 será Esteban Ostojich (Uruguay), el 2 Richard Trinidad (Uruguay), el Observador VAR, Martín Vázquez (Uruguay) y el asesor internacional: Carlos Torres (Paraguay).

Tras el partido de ida jugado en la Bombonera donde ambos elenco igualaron 2 a 2, en caso de persistir el empate -esta vez no hay gol de visitante-, habrá alargue, donde los técnicos podrán hacer un cuarto cambio, y eventualmente a definición por penales, en la que también se aplicará el VAR.

El cruce protagonizado por los dos equipos argentinos más importantes será el último de la vieja modalidad, ya que a partir de la próxima edición de la Copa habrá una sola final, al estilo europeo, que se jugará en Santiago de Chile.

El partido debió haberse jugado el sábado 24 de noviembre pasado, pero en una jornada bochornosa, la violencia le volvió a ganar al fútbol y una agresión de simpatizantes de River al micro que trasladaba al plantel de Boca que provocó lesiones a Pablo Pérez obligaron a los clubes a alcanzar un «pacto de caballeros» con la Conmebol para postergarlo.

El mismo debía disputarse el domingo 25, pero el mandatario de Boca Daniel Angelici cambió su postura tras contrapuntos con sus pares de comisión directiva mientras que el presidente de River Rodolfo D’Onofrio apuntó contra su par «xeneize» por «faltar a su palabra».

Luego de reuniones varias, el 27 de noviembre la Conmebol confirmó que la final se jugaría en el exterior y luego de nombrarse varias sedes, el 29 del mismo mes se supo que el encuentro iba a disputarse en Madrid.

Esta decisión sorprendió a propios y extraños, ya que se trasladó una final de Copa Libertadores de América a una ciudad de Europa, algo que no cayó bien y que trajo todo tipo de comentarios tanto de gente allegada a River y a Boca como de otros clubes de Argentina.

De esta manera, el encuentro se jugará a 10.000 kilómetros de Buenos Aires y bajo fuertes medidas de seguridad ya que habrá más de 4.000 policías y agentes de seguridad privada, un despliegue superior al de la final de la Liga de Campeones del 2010 en el Santiago Bernabéu.

A la hora de hablar de los futbolístico, en River parecen estar las cosas más claras ya que el entrenador Marcelo Gallardo pondría un equipo con más presencia en el mediocampo aunque no se descarta que coloque una defensa con cinco jugadores.

Gallardo probó dos elencos, en uno puso a Lucas Martínez Quarta y en otro a Ignacio Fernández. Con Martínez Quarta sumaría gente atrás y liberaría a los laterales, una de las estrategias de la final de ida.

En tanto, con Fernández River tendría diversos movimientos en el mediocampo, incluyendo llegada al área rival y cierta cuota de gol mientras que aún el técnico no dio a conocer si Ignacio Scocco estará entre los 18.

Por su parte, el entrenador Guillermo Barros Schelotto juega al misterio y no reveló si pondrá un equipo con el doble 9 compuesto por Ramón Ábila y Darío Benedetto o si colocará a Agustín Almendra en el mediocampo.

En caso de que opte por la primera opción el que jugaría más retrasado sería Cristian Pavón, pero si decide colocar a Almendra el propio Pavón será el que haga dupla de ataque con Ábila.

Tampoco habría que descartar que ataque con tres puntas, ya que en ese caso podría ir de entrada Sebastián Villa para sumarse a Pavón y a «Wanchope».

Las siguientes son las probables formaciones de los equipos y otros detalles del partido:

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Enzo Pérez, Leonardo Ponzio; Ignacio Fernández o Lucas Martínez Quarta, Exequiel Palacios, Gonzalo Martínez y Pratto. DT: Marcelo Gallardo.
Boca: Esteban Andrada; Julio Buffarini, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nandez, Wilmar Barrios, Pablo Pérez, Cristian Pavón; Ramón Ábila y Darío Benedetto o Agustín Almendra o Sebastián Villa. DT: Guillermo Barros Schelotto.

El partido comenzará a las 16.30 de nuestro país, pero desde una hora antes el equipo de Tiempo de Juego transmitirá la previa a un encuentro histórico.

Deja una respuesta