Diversidad Sexual: Colegio expulsó a alumno que se declaró gay y castigó a sus compañeros… otra vez Salta y van…
Otra vez Salta y van...

Los chicos se expresaron en las redes sociales ‘bancando’ a su compañero y el colegio los invitó a no renovar la matrícula para el ciclo lectivo 2019.

Salir del closet, manifestar el derecho a ser, no siempre es fácil, en especial en lugares conservadores. Esta vez ocurrió en Salta capital, donde un joven estudiante secundario que iba al colegio Santa María (uno de los más exclusivos de la capital de la provincia norteña, donde asisten hijos de funcionarios y la clase alta con una fastuosa cuota mensual de $15 mil por mes) no solo sufrió el hostigamiento de compañeros y autoridades tras declarar abiertamente su homosexualidad, sino que fue expulsado de la institución.

La declaración del joven de cuarto año, llamado Santiago, molestó tanto a las autoridades de la institución católica que muchos profesores se sintieron incómodos e incluso se ofrecieron a participar de la «cura» del chico.

El joven continuó asistiendo a pesar de la difícil situación, pero un hecho desencadenó impensadas reacciones: la utilización de una pulsera con los colores de la bandera del orgullo gay generó molestias en las autoridades, que le pidieron que se la saque.

A pesar del hostigamiento, la ignorancia y los malos tratos, sus compañeros de curso decidieron apoyarlo utilizando la misma pulsera en solidaridad. Sin embargo, por el hecho los chicos que se mostraron a favor de su compañero también fueron sancionados.
Enojados por la sanción, los chicos se expresaron en las redes sociales «bancando» a su compañero y el colegio, tras la difusión de las publicaciones, los invitó a no renovar la matrícula en la institución para el ciclo lectivo 2019.

Las autoridades aseguraron de que no se trata de discriminación sino de no cumplir con los «canones religiosos de la institución» e incluso algunos padres avalaron la expulsión encubierta. «El Colegio no es lugar de política», afirmaron, indiferentes frente a los chicos que salieron a solidarizarse con su compañero.

Frente a esta situación, la hermana de Santiago, ex alumna del colegio, escribió una sentida carta titulada «Con mi hermano tampoco», donde denuncia los prejuicios y la hipocresía de la clase alta salteña.

Deja una respuesta