El Héroe del Día: No olvidar que en la Argentina son 65 los miembros de la Iglesia acusados por abusos de menores; por Claudio Hugo Naranjo
El Héroe del Día

La Iglesia argentina agregó un nuevo pedófilo a su extensa historia de abusos contra menores al conocerse la denuncia al cura Carlos José, con lo que ya suman 65 los miembros denunciados por abuso sexual desde que en 2002 estalló el escándalo del cura Julio César Grassi.

De esta manera, en Argentina más de cuatro curas son denunciados, en promedio, cada año por haber cometido abuso y de todos ellos, hasta ahora, sólo tres fueron condenados con la máxima pena dentro de la Iglesia, la expulsión del sacerdocio.

Dos mujeres contaron los abusos a los que las sometió el ex sacerdote José cuando eran menores hace más de una década, según una investigación del canal TN. El cura, quien se desempeñaba en el colegio San Francisco Javier, en la localidad bonaerense de Caseros, está acusado por los delitos de abuso sexual simple y agravado y actualmente se encuentra detenido, pero no condenado.

Una de las víctimas, Mailin Gobbo, contó entre llantos la pesadilla por la que tuvo que atravesar; pero la parte más dramática se centró, en lo que más le dolió entre su cuerpo y su alma ultrajadas por este pedófilo, fue la falta de empatía que recibió al narrar los hechos. El relato, con momentos de silencio que ahogaban, fueron los momentos más cruciales que son aquellos en que la víctima decide contar. La imbecilidad humana tiene rasgos primitivos y obscenos que son producto de un país enfermo en sus bases, por décadas de desidia en la educación, principalmente en nuestra familia.

Las víctimas aún hoy son cuestionadas en la intimidad. Son los mismos hipócritas que minutos antes en presencia de una mujer dicen todo lo contrario; como hombre no siento pena por estos depravados. Es sabido que aún… no le violaron una hija. Mailin la pasó muy mal, Thelma también. El perdón de muchos llegó tarde y no les creo. Quiero que las mujeres hablen ahora, es el momento. Cuenten todo. Los hijos de puta siguen -. asustados- manejando el Poder.

Deja una respuesta