Juan Darthés… sólo él y si le queda un poco de honra; por Claudio Hugo Naranjo
Sólo le aguarda su honra

Juan Darthés mintió de la forma más cobarde que tiene un acorralado por la sociedad, volvió a violar a Thelma. La acusó de mentirosa. La estrategia judicial falló. Su rostro -y algo conozco- era el rostro del hombre que sabe que pronto irá preso. No le quedan caminos. Cometió el más vil y cobarde de los actos que pueda cometer un ser humano, Violar a una menor de 16 años, cuando él, todo poderoso contaba con 45. La sociedad, bien como dijo, ya lo condeno, su vida es un callejón sin salidas; a la vida la eligen los hombres, sos bueno o malo, no es muy difícil. Hoy sólo quiero hablar de Darthés, no me quiero ensañar con el que está debajo de la lona, pero si argumentar que en todos los órdenes, en todos los estamentos sociales hay un acosador, un violador en potencia, que suele siempre mostrar el rostro del hombre normal. Los hombres lo sacamos con mirarlo y en un par de charlas; las mujeres lo suelen detectarlo mucho antes que nosotros, pero por distintas razones -aún hoy- no se pueden defender, por no perder un empleo, por necesidad o por miedo. El canalla está en todos lados, en un restaurant, en el tren, en el subte, en el colectivo, en la escuela, en el profesor o en los últimos tiempos profesoras, en las productoras televisivas, teatrales, en el sindicato, en las empresas, en el comercio de barrio y por supuesto, en la política. Donde el peso que ejerce ya un simple director con una neurona en acción, sirve de ejemplo para ver mucho más allá, en el Poder de los poderosos, donde el enfermo se manifiesta en toda su miserable expresión. Busca continuamente cosificar a la mujer, humillarla desde el cargo que ostenta. Son ratas, que están hoy, que las conozco a todas. En un sindicato le hacían ejercer la prostitución a chicas, nenas de 14 años. Y no es el único. En los próximos días se verán las caras por la televisión mundial, rostros de gentes muy poderosas hasta hoy en la Argentina. La gran mayoría va a la misa de las 11 todos los domingos, toma de la mano a su esposa y besa en la frente a sus hijos, pero el lunes se coje a su empleada domestica y el martes a su secretaria y el miércoles acosa a la empleada del mercado y el jueves le toca los pechos a la nueva empleada laboral y el viernes se viola a su mujer y el sábado sale a gatear por Buenos Aires, para el domingo nuevamente… volver a misa.

Darthés está frente a Darthés. el elije qué camino tomar. No le quedan muchos… solo le queda su honra.

Deja una respuesta