Máxima tensión en La Cámpora por abusos sexuales de sus dirigentes de conducción; por Claudio Hugo Naranjo
La Cámpora Denunciada

Tras la denuncia de abuso de la militante de La Cámpora Stephanie Calo contra el senador bonaerense y miembro de la misma organización, Jorge “Loco” Romero, los comandados por Máximo Kirchner difundieron un comunicado titulado “Sororidad como forma de construcción política». 

El comunicado que emitieron es lo más parecido a un parte militar de los 70′, copiado de las organizaciones guerrilleras (Montoneros-FARC-ERP) que hacían cumplir a rajatabla esas coordenadas, de lo contrario, los fusilaban. Ningún integrante de una célula guerrillera -que no eran más de 6- podía estar en pareja con algunos de sus integrantes; ocurrieron casos muy conocidos donde los involucrados simplemente fueron ejecutados por sus jefes. Aquellos al lado de estos eran el ejercito romano – de los errores y atrocidades que hicieron prefiero no tocar en esta nota-, pero haciendo paralelismos estos -La Cámpora- son una banda de forajidos resguardados por los fueros de sus bancas. Ladrones, como su Jefa Espiritual, acosadores y violadores seriales. Simplemente, el kirchnerismo, por más que haga todos los esfuerzos por parecerse normal o que son otros a los que nos gobernaron 12 años, jamás volverán a gobernar nuevamente este país.

Los imbéciles violadores decían en su panfleto militar:

«Ésta situación no nos es ajena, la desnaturalización de prácticas violentas y la visibilizacion de denuncias en nuestro propio espacio político nos llevan a afirmar que como organización del campo popular en nuestro seno viven y se reproducen las mismas prácticas machistas que se dan en la sociedad”, dice.

“Desde que comenzamos a problematizar la política con perspectiva de género hemos tomado una decisión irreversible: A las compañeras se les cree y se las acompaña, con el fin de hacer político lo personal, para visibilizar las situaciones de injusticia y construir una organización mejor que dé respuestas a las nuevas demandas sociales”.

Ese último fragmento del texto motivó la respuesta de la misma Stephanie, que se manifestó a través de su Twitter y aseguró: “A mi no se me acompaño NUNCA. Ni en su momento cuando hable con mis responsables, ni ahora que tomo conocimiento publico».

Deja una respuesta