¿Y con Nisman qué pasó?¿Lo asesinaron o se suicido?; por Claudio Hugo Naranjo
Fiscal Alberto Nisman

Después de cuatro años de investigación, la Cámara Federal confirmó que el fiscal Alberto Nisman, quien investigaba el atentado terrorista a la mutual judía AMIA, fue asesinado a raíz de su denuncia contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Los jueces Martín Irurzun Leopoldo Bruglia determinaron el fallo de primera instancia del juez Julián Ercolini, que había dado por probado, por primera vez, el homicidio del fiscal. El hecho conmocionó a Argentina la noche del 18 de enero de 2015, horas antes de la presentación de la denuncia del fiscal contra CFK en el Congreso.

Ahora, a meses de aquel fallo, a Nisman lo mataron o se suicido por los mismos motivos? Todo indica por fuentes de Gendarmería Nacional y la misma Justicia que las pruebas del asesinato no están muy firmes; en aquella investigación del 2015, en el libro Muchos Dedos en el Gatillo, expliqué el minuto a minuto de las últimas horas del fiscal y todo el entorno de espías nacionales y extranjeros que tuvieron que ver con esa trágica decisión. Pero en este país donde todos llevan agua solo para sus molinos es muy difícil, por no decir imposible a esta altura, que se sepa la verdad.

Todos los cañones apuntan a Cristina -por Traición a la Patria-, pero nunca creí en que ella hubiera ordenado su muerte, son dos cosas totalmente distintas; y por el otro lado, aquellos más cercanos a la víctima solo buscaron el asesinato sin ningún gris, para ello nada mejor que acusar al técnico informático, Diego Lagomarsino, que sostengo no tuvo nada que ver con su muerte ni en la decisión de su suicidio. Lagomarsino, sigue con tobillera electrónica por haberle prestado un arma a su jefe, con la cual Nisman se suicido, pero nunca llegaron a matarlo. Lo indujeron desde muchos sectores a que el fiscal tomara aquella decisión.

Las diligencias judiciales después de aquel fallo no salen porque no tienen sustentos. No nos engañemos más. Era prioridad de este gobierno darnos a los argentinos y al mundo una verdad que aún hoy sigue oculta.

Deja una respuesta