El día que Gil Pereg se pudo fugar pero prefirió quedarse en Mendoza
Asesinos Israelí

En un sector de admisión de la cárcel de San Felipe, mientras niega sistemáticamente alimentarse, tal vez Nicolás Gil Pereg (36) se arrepienta de aquel lunes en que pudo irse de Mendoza y no lo hizo. Más pensando que arriesga una condena a prisión perpetua por los asesinatos de su madre, Pyrhia Sarusi (63), y su tía, Lily Pereg (54).

La secuencia es conocida: las mujeres llegaron desde Israel y Australia, respectivamente, el 11 de enero. Al día siguiente, sábado, fueron con Gil Pereg hasta la propiedad ubicada en calle Roca al 6079, donde terminarían siendo asesinadas brutalmente.

Entonces, su paradero se convirtió en una incógnita y el ahora único sospechoso radicó la denuncia en la Comisaría Tercera al lunes siguiente. Ese mismo día, Gilad -ese es su nombre original- podría haberse fugado.

El hombre de 36 años tenía un pasaje de avión con destino hacia Israel con escala en Roma. Lo había sacado incluso antes de que las víctimas llegaran a Mendoza. Decidió cancelarlo la misma jornada que realizó la denuncia.

Al respecto, los investigadores hacen especulaciones. La más fuerte: no podría llegar a su país natal sin explicaciones lógicas sobre el paradero de Sarusi y Pereg para el resto de sus familiares.

Otra muestra de su cinismo -si es que finalmente es condenado como el asesino-, o tal vez por subestimar a los investigadores locales es que al otro lunes, luego de que ya habían allanado su domicilio sin éxito, se presentó en la Fiscalía de Homicidios para presentar alguna documentación que le habían solicitado.

Más respuestas

Este martes, la fiscal Claudia Ríos recibirá algunos informes científicos importantes para el expediente. Por un lado, el que permitirá develar cuál cuerpo pertenece a cada víctima.

Por las estaturas, se cree que la mujer baleada era Lily Pereg y la que fue golpeada era Pyrhia Sarusi, pero los cotejos genéticos darán la palabra final al respecto.

También se conocerá el informe balístico que determinará si algunas de las cuatro armas de fuego que fueron secuestradas en el allanamiento es la que utilizó para efectuar los tres disparos.

Deja una respuesta