Se divorció y canjea el vestido de novia por un asado para diez amigos
Vendo vestido de bodas

Romina Tamburello se ríe. Dice tres palabras y se ríe. Haber ofrecido en canje su vestido de novia a cambio de un asado para 10 de sus amigos causó sensación y sorprendió hasta ella misma, que nunca imaginó que lo que empezó como un chiste, como una apuesta entre amigos, iba a llegar tan lejos.

«Durante un asado, le conté a mi grupo de amigos que quería vender el vestido de novia. Entonces me empezaron a bajar el precio. Que el vestido estaba pasado de moda, que no valía tanto, me decían. Entonces yo aposté que si lo vendía pagaba el asado para 10, que era la cantidad de personas que estábamos comiendo», cuenta y larga una carcajada como un chico que acaba de cometer una travesura.

Surgida en el club de improvisación The Jumping Frijoles (en el que actúa desde hace 16 años), Romina tiene un largo camino recorrido en el mundo de la actuación y la dirección. Pero la noticia de la venta de su vestido de novia la ubicó en otro lugar. Es que la prenda tiene una historia.

«Me casé hace 12 años y me separé hace ocho. No me volvería a casar nunca. Pero admito que la pasé muy bien, fue una convivencia hermosa. Los dos somos mejores personas hoy. Pero realmente me parece un rito que para una vez en la vida está buenísimo, pero no lo repetiría».

Casualidad o no, lo cierto es que a principios de este año, Romina presentó en el teatro La Comedia (junto a Paola Chávez) la obra «De cómo estar juntos, una comedia de bodas», donde el eje central pasa por la institución del matrimonio y el mandato social de «hasta que la muerte nos separe». Esa es la otra parte de esta historia.

«Sí, esto de vender el vestido tiene relación con la obra, porque la escribí junto a una amiga y tiene que ver con desprenderse de los rituales que uno acepta socialmente. Esto de decir el vestido de novia no se vende ni se tira. ¿Y por qué? Cuando teníamos que elegir el vestido de novia para el personaje de la obra nos encontramos con que le quedaba un poco chico. Y entonces me pregunté ¿y yo qué hago con esto?».

—Era como pasarle a la actriz tu experiencia con ese vestido…

—Tal cual, era casi un exorcismo pasárselo a la actriz. De hecho en la obra se habla de que la gente puede elegirse sin necesidad de casarse delante de los demás. Que el acto del amor es entre dos, pero el acto del casamiento es delante de los demás.

Del asado en casa de una amiga surgió la idea y de ahí al posteo hubo un paso: «Al anuncio lo subieron mis amigas a Mercado Libre con un posteo muy gracioso. El programa de Diego Korol tomó la iniciativa y se les ocurrió comprarnos el vestido, es decir darnos la plata para el asado, y ellos lo sortean para dárselo a alguna mujer que quiera casarse», cuenta Romina entre entusiasmada y todavía sorprendida por la repercusión de su broma de amigos.

«Al principio le pusimos un precio de 2.000 pesos al vestido pero como dudamos de que nos alcanzara el dinero, después cambiamos a un asado para diez», comenta y aclara que la cifra tiene que ver con la cantidad de personas el día que, en otro asado, se decidió subastar el viejo vestido de novia de la actriz.

La improvisación y la imaginación van de la mano. Pero lo que nunca imaginó Romina es que la broma llegara tan lejos. «No, qué me iba a imaginar que esto iba a tener semejante repercusión. Lo hicimos más pensando en un chiste entre amigos, en una aventura, que en otra cosa. Nos conocemos desde hace muchísimos años y la mayoría somos del mismo mundo, el de la actuación», explica.

—Y ahora que lo pusiste a la venta, ¿te provocó algo diferente usar el vestido para las fotos?

—No, no me dio cosa ponerme el vestido. Me dio cosa que no me entrara…

Deja un comentario

Cerrar menú