Armaron una escalera con telas y maderas y se fugaron de la cárcel
Fuga de cárcel de Río Gallego

Dos presos se fugaron del «Anexo 5» del Servicio Penitenciario Provincial de Río Gallegos. Aprovecharon una salida a un patio interno del centro de detención ubicado detrás de la Comisaría Quinta en el barrio Gaucho Rivero, y aparentemente a través de una escalera y una soga lograron sortear un paredón y darse a la fuga.

La policía alertó de la evasión alrededor de las 11:00 de ayer a todas las dependencias de la ciudad, y en especial a las comisarías de Güer Aike y Chimen Aike sobre los detenidos fugados, ya que ambas delegaciones se encuentran sobre la Ruta Nacional 3, vía de acceso y egreso a Río Gallegos. También en especial en la Ruta Provincial 53 que une esta capital con Palermo Aike.  Se reforzaron los controles con agentes de la División Infantería.

Los internos, identificados con Rodrigo Fernández y Franco Pereyra habían salido como todas las mañanas al patio del «Anexo 5», ubicado en las calles Capitán Giachino y Arturo Illia. Aparentemente aprovechando la escasa vigilancia y que no hay cámaras de seguridad funcionando, montaron una escalera hecha con maderas y telas en un paredón de más de cinco metros que linda con una plaza. La misma escalera tenía en la punta una soga, con la cual bajaron el paredón y lograron ganar la calle.

Trascendió que en las inmediaciones los esperaba un automóvil, que se trataba de un Chevrolet Astra color gris, y la policía tendría datos de la matrícula aportada por testigos.

Cuando los guardias se dieron cuenta de la escalera colgada en el paredón, advirtieron de la fuga, y comenzaron a identificar a los internos, y faltaban Fernández (detenido por robo en Río Gallegos) y Pereyra (preso por robo en El Calafate).

Se montó un fuerte control policial y se conoció que en un operativo de tránsito en las calles Juan de Garay y Posadas, un vehículo de similares características al que se subieron los fugitivos pasó a alta velocidad sin obedecer las órdenes de detenerse.

Se estima que los sujetos permanecerán ocultos en alguna vivienda de un cómplice, y tratarán de salir de la ciudad en los próximos días.

Fernández de 35 años, es conocido con el apodo de «Lolo», está procesado por el delito de robo y está detenido desde el 22 de enero pasado por el frustrado asalto a la «Agencia 314» en Río Gallegos. Es oriundo de Santa Fe y estaba a disposición del Juzgado de Instrucción N°2.

En tanto que Pereyra, de 40 años, tiene el sobrenombre «Paragua» y está procesado también y fue arrestado el 11 de noviembre de 2018 en el intento de robo al comercio Diarco en El Calafate. Fue trasladado a Río Gallegos el 27 de diciembre pasado y estaba a disposición del Juzgado de Instrucción de El Calafate.

Los directivos del Servicio Penitenciario Provincial iniciaron una investigación interna para determinar las responsabilidades del personal que estuvo de guardia cuando se produjo el escape del centro de detención donde también están alojados los hermanos Maillo por el crimen de su padrastro.

 

Fugado por unas horas

Este es el segundo caso de evasión que se registra de este año en el Servicio Penitenciario Provincial. El anterior sucedió el pasado 12 de enero, cuando un preso se fugó por un par de horas de la Alcaidía de Río Gallegos. Se trata de Hernán Zeballos quien fue condenado en 2013 a 8 años de prisión por el delito de “robo agravado con uso de arma de fuego”.

El detenido aprovechó un descuido de los guardias y logró fugarse en la madrugada del centro de detención ubicado detrás de la Comisaría Primera en el centro de la capital.

Al parecer Zeballos se encontraba aislado y alrededor de las 06:00 dañó una puerta del recinto y logró huir.

El Servicio Penitenciario Provincial junto a otras áreas de la policía montaron un operativo para la recaptura del interno. Cerca del mediodía fue hallado en el barrio Los Lolos.

Personal de la Alcaidía lo encontró en la vivienda de una amiga, y no prestó resistencia a la detención. Luego fue trasladado a la Alcaidía de Pico Truncado.

Zeballos y su cómplice Omar Vázquez, fueron condenados por la Cámara en lo Criminal de la Primera Circunscripción por el delito de “robo agravado por uso de arma de fuego” en un hecho ocurrido en 2012, cuando ingresaron al domicilio de una mujer, provocándole una herida en el cuello tras efectuar disparos con arma calibre 22.

Se llevaron la suma de 70 pesos y un dólar de la suerte que sustrajo de la billetera del hijo de la víctima. Vázquez fue condenado a 10 años de cárcel por ser quien efectuó los disparos.

 

Fugitivo federal

A seis meses, no se sabe nada del preso de la Unidad Penitenciaria Federal Nº15 de Río Gallegos, que logró evadirse luego que fuera trasladado para realizar tareas en la huerta en inmediaciones de la cárcel federal.

Se trata de Claudio Jorge Silva Villafañe (44) que aprovechó un descuido de su custodio y alrededor de las 09:20 del lunes 17 de septiembre emprendió la fuga, siendo aún su paradero desconocido.

A pesar de los operativos, que realizaron la policía provincial como otras fuerzas de seguridad nacionales, el sujeto logró tener éxito en el escape y abandonó la provincia.

Trascendió que uno de sus compañeros aseguró que la fuga no fue planificada sino más bien aprovechó el descuido de los custodios para huir. Lo llamativo, es que la fuga se conoció varias horas después por parte del servicio penitenciario, lo que no posibilitó actuar con rapidez a la policía.

“Coco” fue detenido junto a dos integrantes de su familia el 18 de junio de 2008 en Buenos Aires por el rapto de un empresario. Fueron arrestados en una villa de emergencia de la localidad bonaerense de Isidro Casanova acusados de haber participado en el secuestro del empresario Cayetano De Pascale, liberado tras el pago de un rescate de casi 150 mil pesos.

Fue condenado en septiembre de 2009 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº4 de San Martín (Buenos Aires) por los delitos; “secuestro extorsivo agravado por haber logrado cobro de rescate”, “robo calificado con armas y tenencia ilegal de arma”. Estaba en la U15 desde febrero de este año, proveniente de la Unidad Penitenciara Nº9 de Neuquén. Tenía la posibilidad de acceder a la libertad condicional recién en junio de 2026.

Deja una respuesta