Parte XV: «SE BAJAN LOS DOS… CRISTINA Y MACRI»; por Claudio Hugo Naranjo
Ninguno Juega La Final

Este lunes, tras el fin de semana largo, el dólar saltó 70 centavos respecto al miércoles. El jueves, feriado en Argentina, el riesgo país marcó un nuevo récord y las acciones de empresas argentinas cayeron más de 7 %.

Todos estos males, que agobian y terminan saturando a todos los argentinos, no digo que desaparecerán totalmente, pero sí parcialmente en los próximos días; en cuanto Cristina Fernández de Kirchner anuncie su Renunciamiento a la candidatura a la Presidencia, el país, con todos los habitantes dentro, baja cuatro cambios en horas.

Los mercados internacionales y locales temen el regreso del kirchnerismo y comienzan a mover sus acciones, los grandes medios de comunicación le tiran combustible al carbón para encender el fuego de cualquier manera; el oficialismo redobla la apuesta para competir con Cristina y pareciera que no ve que se le está incendiando el rancho.

El presidente Mauricio Macri habló sobre la posibilidad de ir por la reelección, además se refirió a quién será su vice y qué piensa de Cristina Fernández de Kirchner. En ese marco, dejó la puerta abierta para integrar una fórmula presidencial junto al actual diputado nacional, Martín Lousteau.

A los empresarios, dicen – no lo oyó nadie-, que les dijo… “Gano el ballotage a Cristina 52 a 48”, es imposible que esto haya sucedido realmente, si es verídica la versión estamos en el horno, fogonea a competir a una persona que debiera estar – lo determinará la Justicia- presa y provoca automáticamente la fuga de capitales, la suba incontrolable del dólar, inflación, desocupación, pobreza extrema y que los inversores se tomen otro bondi.

Así como Cristina ayudará para calmar las aguas del desconcierto con su Renunciamiento y potenciará a otro candidato del mismo espacio o alternativo a posibilitar la derrota del oficialismo, Mauricio Macri ante semejante panorama -es decir, Cristina consigue apaciguar los mercados, pero por otro flanco lo empuja directamente al abismo de la derrota contra cualquier candidato-, es muy probable que deba delegar su candidatura en manos de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

La solución está en manos de Cristina y Macri, los dos por distintas razones no le han hecho nada bien a los argentinos; sus gestiones fueron atravesadas por corrupción una e inoperancia y soberbia, la otra. Argentina necesita que se bajen los dos y que lo hagan lo más pronto posible. Ningún país, menos este, merece vivir en función del capricho y el Poder de dos personas.

Deja una respuesta