A 30 años del triunfo de Carlos Saúl Menem; por Claudio Hugo Naranjo
Carlos Saúl Menem

El domingo 14 de mayo de 1989 me encontraba alojado con otros compañeros en el Hotel Presidente, de esta capital, allí ente Córdoba y Santa Fe (avenidas); el día amanecía fresco pero soleado, con una temperatura de 11° de mínima y 18° de máxima. En el salón principal del Hotel se preparaba allí el ‘Operativo Prensa’, con el cuál contaría el candidato a Presidente ese día. La Secretaria de Prensa y Difusión del Partido Justicialista estaba a cargo del compañero Jorge Rachid, del cuál yo era uno de sus integrantes más cercanos. Rachid había tomado el control total de la Secretaria después de la derrota que había sufrido casi un año antes (9 de julio del 88′) el gobernador de la provincia de Buenos Aires, compañero Antonio Cafiero en manos del riojano.

Era el día ‘D’: Menem mano a mano vs Cafiero.

Aquella interna fue la última gran batalla electoral de afiliados dentro del partido creado por Juan Domingo Perón; dos meses antes de ese sábado (9 de julio), Menem perdía en cualquier encuesta, solo teníamos dos intendentes de la poderosa tercera sección electoral, Eduardo Duhalde (Lomas de Zamora y su compañero de formula) y Almirante Brown, con Jorge Villaverde y muchos dirigentes de segunda líneas que luego serían las primeras espadas de Menem. En las provincias argentinas casi todos los gobernadores peronistas apoyaban al presidente del partido, salvo la Catamarca de Leonidas y Ramón Saadi y obviamente La Rioja en donde el candidato era por tercera vez gobernador.

Entre los hechos que hicieron posible aquella victoria casi inimaginable para los pocos que acompañábamos al riojano desde 1983 -yo ya lo conocía desde 1974 ya siendo el gobernador más joven del tercer Perón-, fue la postura que tomo Menem y su representante, el salteño Julio Mera Figueroa (luego Ministro del Interior), el cuál aceptó la  interna, siempre y cuando sea voleta corta y distrito único, es decir, que solo compitan por la Presidencia los dos candidatos sin Gobernadores, Intendentes, ni Concejales. Y distrito único significó que no se elegirían representantes de cada distrito para representar provincias o municipios, algo que ya había ocurrido en la malograda elección del ’83, con la elección de Ítalo Luder a mano levantada por sus delegados y rosqueros regionales.

El fenómeno de la derrota de Cafiero se dio justamente por la ‘cafieradora’ o ‘Jóvenes turcos’ conformada por juveniles dirigentes como Carlos Grosso, José Luis Manzano y José Manuel De la Sota; el plan «A» había sido De la Sota, pero sería una fórmula demasiado unitaria.

Luego sonó José María «Tati» Vernet, que había gobernado Santa Fe hasta el ’87 y era el candidato patrocinado por el metalúrgico Lorenzo Miguel desde Las 62 Organizaciones. A Cafiero no le cerraba Vernet y le ofreció el lugar a De la Sota y es allí donde Cafiero comete el error que se arrepentiría toda la vida, ya que Lorenzo Miguel disgustado, le vuelca el aparato sindical, por debajo de la mesa, a Carlos Menem. El triunfo fue por más de 10 mil votos a nivel nacional, con una amplia diferencia en un bastión muy cafierista, La Matanza, donde Federico Russo -de mano dura-comenzaba a ser asediado por el próximo Presidente de la Cámara de Diputados durante todo el mandato de Menem, el empresario Alberto Pierri.

Es así que llegamos a ese 14 de mayo con pocas dudas que vencíamos cómodamente al candidato del radicalismo el gobernador de Córdoba, Eduardo Angeloz, que le tocó bailar con la más fea, ya que su Presidente estaba desbordado por la inflación galopante y no tenía otra alternativa que castigar en la campaña a su propio partido si quería lograr una victoria.

Los resultados comenzaron a llegar después de las 18 hs al Hotel Presidente desde todos los distritos bonaerense y provincias, la suma era irreversible a favor de Menem; a las 21 hs de ese recordado domingo, Angeloz asumió la derrota. Carlos Menem se quedó en La Rioja y desde allí le habló a todos los argentinos. El fin de Alfonsín se acercaba. El 8 de julio, un año después de aquella inolvidable interna peronista(364), Menem asumía la Presidencia de la Nación.

El resto, ya todos los sabemos.

Deja un comentario

Cerrar menú