Relatos: «El tren de las 7 y 12 a Plaza Constitución»; por Claudio Hugo Naranjo
El tren de las 7 y 12

El tren de las 7 y 12 deja la curva y va acomodándose lentamente en la plataforma de la estación. El sol de los primeros días de primavera sacude violentamente sobre los rieles. El tren de las 7 y 12, va a Plaza Constitución. Ciento de personas aguardan el arribo. Decenas de colas esperan que el guarda abra sus puertas. En una de esas colas, me ubico yo. En esa cola, el destino quiso, que estés vos. Te observo charlar con tus amigas de viaje, supe que estaba en presencia de algo especial. El tren de las 7 y 12 parte a su destino. Me juego y logro colocar mi cuerpo entre vos y una de tus amigas. Comienzo a oírte, me gusta tu risa, pero sobre todo, me gustan tus ojos.

Pasan los días, las semanas, los meses y seguimos tomando el tren de las 7 y 12. Ya nos saludamos…
—Buen día
—Hola, buen día

No encuentro la forma natural de charlar contigo, es un placer indescriptible el verte, es una muerte lenta el irte.
Pasan los días, las semanas, los meses y seguimos tomando el tren de las 7 y 12. Logre un milagro, hablar con vos. Te veo a lo lejos sola, primera en la fila. Acelero mis pasos. Se aceleran mis latidos. Voy hurgando en mi cabeza que digo. Como en el fútbol, si la primera pelota que tocas es buena, sera un gran partido. Es la primera frase, la busco, me acerco y no la encuentro. Ya estoy a su lado…

—Hola, buen día
—Hola, buen día
Y… y.. y… son fracciones de segundos, nos quedamos mirándonos…¡habla carajo! ¡ahora!…y…y…y…
—¿Hoy estas sola?
—Si, no se que les paso a las chicas
Era hora que se engriparan, no lo puedo creer, toda para mi…
—¿Venís de lejos?
—De Alem al fondo, y vos?
— Yo…
Nooo, la puta madre…
—Buen día, buen día

Puse cara de alegría, estuve a punto de cortarle con mis dientes la yugular, llego una amiga. Tome distancia y el tren de las 7 y 12, volvió a partir.
Creí después de un año y medio que no tenia más sentido seguir poniéndole fichas a la morena de ojos bonitos. Entre tanto , en el medio, va pasando la vida. Yo, ya no era el mismo de ese primer día. Separación, divorcio, alimentos, tenencia, espacios, silencios, paz cruel, cajones vacíos, olores y mas olores que nunca desaparecen, fotos que se rompen, fotos que aparecen, recuerdos de lo increíble, un nuevo amor, noches en camas desconocidas, olores nuevos, un viento que sopla y que trae aires frescos, cepillos de dientes en distintos baños, caricias que van cicatrizando las heridas, heridas que dejaron huellas, mis libros que salen a escena, kioscos con libros y el tren de las 7 y 12… que no tome más.

La vida es un mar de emociones, navegar en esas aguas es estar vivos. La vida es el regalo mas hermoso que nos otorga el creador. Milagros, sorpresas de todo calibre rondan nuestras vidas. Ni el dolor mas infinito, podría quebrar mi espíritu. El que nace gladiador debe morir gladiador. Mi esperanza, se inicia cíclicamente, al amanecer. Siempre me sorprendió el destino durmiendo. La conjunción de hechos encadenados que culminan en un episodio que hace a tu vida, eso es la vida. Lo inesperado, lo que dejaste librado al azar, un libro que no se termino de escribir…

—Hola Roby, como estas?
…una voz desconocida, un nuevo amanecer…
—Si, ¿quién habla?
…el drenaje de la sangre convulsiona los sentidos, es inexplicable, porque ingresamos en el mundo de lo desconocido…
—Angei, la chica del tren de las 7 y 12
—¿Angei, la de los ojos bonitos?
—Bueno, no se… es que con las chicas nos preguntábamos porque no viajabas mas
—Es que… cambie algunos horarios en el…
—Compre un libro tuyo en el kiosco de la estación y me atreví en llamar a la editorial y me dieron tu celular
…esto es la vida, el destino te despierta de golpe, te indica que estas vivo, que no todo esta perdido, que siempre habrá un nuevo amanecer…
—Que alegría escucharte… sabrás que nosotros dejamos una conversación inconclusa, ¿recordas?
—Si, claro, es que los plomos que tengo de amigas
—¿Dónde estas?
—En el trabajo
—¿A que hora salís?
—A las cinco
—¿Tomamos un café?
— Bueno…
…gracias ojos bonitos, por haber transgredido las reglas absurdas de juego, por haberte convertido en mi próximo destino, por ser como sos. Gracias, al tren de las 7 y 12, a Plaza Constitución.

Deja un comentario

Cerrar menú