El secuestro del autobús escolar de Chowchilla
Enterrados en la cantera

En julio de 1976, 26 niños de 5 a 14 años viajaban en su autobús escolar, y se dirigían a casa después del último día de clases de verano en Chowchilla, California. Había un ambiente festivo hasta que una furgoneta aparentemente averiada bloqueó la carretera, y hombres enmascarados con armas de fuego irrumpieron por la puerta principal del autobús. Los niños y su conductor pronto fueron llevados a un par de camionetas y fueron conducidos durante 11 horas bajo un sofocante calor, deteniéndose finalmente en una cantera cerca de Livermore, a unos 160 kilómetros al norte de Chowchilla.

La situación solo hizo que volverse más extraña y aterradora. En el año 2015, la CNN habló con varias de las víctimas del secuestro, incluida Lynda Carrejo Labendeira.

Los secuestradores preguntaron a cada niño su nombre, edad, dirección y número de teléfono. También tomaron una prenda de vestir o una pertenencia de cada uno.

Pero los hombres armados nunca explicaron por qué los estaban secuestrando.

“Solo recuerdo que alguna vez nos dijeron que nos callásemos y estuviéramos tranquilos”, dijo Carrejo Labendeira.

Con solo algunas luces de construcción iluminando la oscura cantera, los secuestradores ordenaron a los niños y al conductor del autobús que entraran en lo que parecía una tumba enorme: una camioneta oculta bajo tierra.

“Estaba enterrado en la tierra. Era como una tumba ”, dijo Carrejo Labendeira. “Era como un ataúd. Como un ataúd gigante para todos nosotros”.

Cada rehén tenía que descender por una escalera hacia la parte trasera del vehículo oculto. La comida era escasa, y ​​no había ventilación. Después de 16 horas, el único adulto presente, el conductor Edward Ray, y algunos de los niños mayores idearon un plan, apilaron los colchones tan alto como podían, y cavaron a través de una placa de metal en el techo de la camioneta.

Los secuestradores, que estaban durmiendo durante la fuga, no fueron difíciles de perseguir. Uno de ellos era el hijo del dueño de la cantera. Los tres hombres provenían de familias ricas, por lo que su motivo para cometer el crimen –un rescate de $5 millones que nunca llegaron a exigir, ya que la policía de Chowchilla estaba recibiendo demasiadas llamadas de los padres de los niños– sigue siendo algo desconcertante.

Dos de los secuestradores han sido puestos en libertad condicional; el tercero podrá solicitarla este 2018. La superviviente Jennifer Brown Hyde tenía solo nueve años en 1976; el año pasado, le dijo a CNN que la experiencia todavía la atormenta.

“No es normal que alguien que tiene casi 50 años tenga miedo a la oscuridad”, dijo Brown Hyde. Hasta hace poco, tenía que dormir con una luz nocturna encendida. Y todavía tiene pesadillas crónicas.

Deja un comentario

Cerrar menú