Hubo situaciones de peligro, momentos de buen juego y algunas actuaciones individuales que hicieron la diferencia en el campo. Pero faltó lo más importante en la noche de La Bombonera: el gol.
Boca y Huracán se repartieron el dominio del juego en una etapa cada uno, pero ninguno de los dos pudo sortear el último escollo. Esteban Andrada, en los primeros 45’, y Antony Silva, en el complemento, fueron las figuras del encuentro que terminó 0-0, en el estreno de ambos en la Superliga.

Para sorpresa de todos en La Bombonera, Huracán dominó al Xeneize en la primera parte. Más lúcido e incisivo, el Globo tuvo en el cuarto de hora inicial con tres situaciones claras para ponerse arriba en el marcador.
La primera fue a los 7’ cuando Huracán apuró un tiro libre en la mitad de la cancha ante la desconcentración del mediocampo de Boca. Andrés Chávez habilitó a Juan Garro, quien entró al área por la izquierda libre de marcas. De todas maneras el delantero no pudo ante el achique de Andrada, en la primera salvada del arquero de Boca.

Poco después, el debutante Droopy Gómez se movió por el borde del área del centro a la derecha y metió un derechazo que el ‘1’ xeneize envió al córner. Casi de inmediato, el que lo tuvo fue Andrés Chávez de media vuelta, pero el zurdazo del delantero ex Boca tuvo el mismo resultado de las dos chances anteriores: los reflejos de Andrada.
Pasado el sofocón, Boca comenzó a meterse de a poco en el partido y lo hizo porque la conexión entre Carlos Tevez y el debutante venezolano Jan Hurtado comenzó a activarse. A los 27 una acción entre ambos significó la jugada más peligrosa del Xeneize en la etapa. El Apache habilitó para la diagonal del atacante, que alcanzó a puntear el balón pero no lo suficiente como para eludir el achique de Silva.
Antes del descanso, Bebelo Reynoso puso un centro de tiro libre en la cabeza de Hurtado, quien de frente al arco cabeceó desviado. Boca maquillaba su imagen antes del cierre y el partido ganaba en emotividad.
Luego de esta última muestra, a la vuelta de los vestuarios Boca hizo gala de su jerarquía y de poco comenzó a dominar a Huracán y a acumular situaciones.

Silva salvó no menos de tres situaciones propicias para Boca. El ingreso y debut con la camiseta auriazul de Eduardo Salvio significó un aporte de claridad y desde allí Boca creció y fue Tevez quien tuvo las dos más claras, aunque el ‘1’ del Globo lo impidió.
Ahora el Xeneize se meterá de lleno en lo que será la revancha ante Paranaense, el miércoles por los octavos de final de la Libertadores.

Deja un comentario

Cerrar menú