¿SE DEBE SUSPENDER EL BOXEO? SERÁ CUESTIÓN DE TIEMPO; por Claudio Hugo Naranjo
Recordemos la historia

Será una de las semanas más tristes que se recordará sobre el encordado de un ring, la vida de dos púgiles terminaron con todos sus sueños; hace 15 días el boxeador argentino Hugo Santillán murió luego de ser lesionado en una pelea el sábado pasado. Santillán se desmayó después de la pelea y fue ingresado en un hospital de Buenos Aires, donde fue diagnosticado con insuficiencia renal sucesiva. El boxeador nunca recuperó la conciencia.

La muerte del joven boxeador 23 años se conoce en la misma semana de la muerte del boxeador ruso Maxim Dadashev, de 28 años, quien perdió la vida el martes de la semana pasada en Maryland , después de una pelea el viernes por la noche. El entrenador de Dadashev detuvo la pelea después del round 11, pero tuvo que ayudar a Dadashev a salir del ring. El ruso comenzó a perder el conocimiento antes de llegar al camerino.

Fue sometido a una cirugía cerebral de emergencia por un hematoma subdural, pero falleció días después.

La Federación Rusa de Boxeo anunció que abrirá una investigación sobre la muerte de Dadashev, mientras que la Federación Mundial de Boxeo ofreció sus “más profundas condolencias” tras la muerte de Santillán.

Se nota en todas partes del mundo que los boxeadores que comienzan con el amateurismo y luego pasan al profesionalismo no están en condiciones ni físicas, técnicas ni mentales de subir a un ring; cualquier boxeador en estos últimos años pelea por el título mundial en cualquier categoría con un promedio de 10 a 15 combates profesionales, cosechan muchas pérdidas por la vía rápida y sus rivales a los que les gano no son conocidos. Pasa algo muy parecido en el fútbol, que chicos con 10 partidos en primera división son vendidos por sumas millonarias en euros y al año regresan sin pena ni gloria, la gran diferencia es que no corren riesgos sus vidas.

Soy de los que piensan que el boxeo es el arte de no dejarse pegar y es justamente allí donde radican los mayores problemas en el deporte de los puños, los gimnasios y preparadores le están dando mucha más importancia al noqueador que al estilista a una mano salvadora, aunque le ingresen diez por round. El conflicto a resolver está en que los maestros del boxeo de antes, aquí y en el mundo, ya no están y cualquier improvisado, ex boxeador que hizo una campaña pobre, se pone a entrenar pugilistas y los termina enviando al matadero. Lo he visto con mis propios ojos. El dinero y la codicia hacen el resto.

El boxeo fue descrito como “singularmente peligroso” en un estudio publicado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSHTIC), de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. 

“El boxeo es un deporte singularmente peligroso porque requiere golpes intencionales en la cabeza y otros órganos vitales con el propósito de incapacitar al oponente”, dice la revisión de literatura científica de los CDC que indicó que “dichos golpes intencionados y repetidos en la cabeza han causado daño cerebral agudo y crónico irreversible, alteraciones neurológicas, daño ocular grave y muerte prematura”.

En el caso de Santillán, su cerebro estaba hinchado, lo que afectó el resto de sus órganos, y nunca recuperó la conciencia. El boxeador fue sometido a una cirugía por un coágulo en su cerebro y entró en insuficiencia cardiorrespiratoria dos veces antes de morir de un paro cardíaco.

Sin embargo, en los últimos 30 años, mejoras significativas en el deporte y en los equipamientos médicos, la seguridad y las regulaciones han generado una “dramática reducción” en las tasas de mortalidad, dice un reporte de The Physician y Sportsmedicine de 2010.

Sin embargo, agrega el estudio, “la tasa de lesiones en la cabeza relacionadas con el boxeo, en particular las conmociones cerebrales, sigue siendo desconocida, debido en gran parte a su variabilidad en la presentación clínica”.

Según la revisión de literatura científica hecha por el NIOSHTIC, las lesiones en la cabeza entre los boxeadores representan hasta el 68% de todas las lesiones entre los boxeadores profesionales. Y aunque el boxeo amateur —que es considerado menos peligroso por tener peleas más cortas y tener obligatorio el dispositivo de protección obligatorio— es menos peligroso, las tendencias en lesiones cerebrales “se correlacionan con la cantidad de combates librados”.

Y esa correlación entre peleas y daño cerebral es más “fuerte y pronunciada” entre los boxeadores profesionales: “el 87 % de los examinados tienen síntomas de daño cerebral crónico”, dice el documento de los CDC.

“El daño ocular también está relacionado con la cantidad de combates peleados y afecta hasta el 66 % de los boxeadores examinados”, agrega el documento.

Por estos riesgos, algunos países han llamado a prohibir el boxeo profesional. Por ejemplo en Suecia prohibió el boxeo profesional en 1969, y en 1982, el gobierno sueco “exploró la posibilidad de prohibir el boxeo amateur”. Dos años más tarde, en 1984, la Academia Estadounidense de Pediatría se opuso al boxeo en cualquier programa deportivo para niños y adultos jóvenes, según el estudio de los CDC. La Asociación Estadounidense de Neurología y la Academia Estadounidense de Neurología también han pedido que se prohíba el boxeo.

Lo que dicen los organismos mundiales de boxeo

En los lineamientos médicos generales para los campeonatos mundiales, la Federación Mundial de Boxeo tiene procedimientos médicos estrictos para los boxeadores.

Los médicos deben realizar exámenes médicos anuales por un médico designado por la comisión local y hacer exámenes médicos antes de la pelea, justo después del pesaje y un control después de las peleas. También revisar la historia médica personal así como la historia médica familiar del concursante y hacer exámenes médicos detallados en los ojos, los oídos, para detectar deformidades o mal funcionamiento de órganos; exámenes cardíacos pulmonares, en el sistema nervioso central y en las articulaciones y esqueleto, entre otros. Para las mujeres, también se hacen pruebas de embarazo.

La Federación Internacional de Boxeo establece dentro de sus lineamientos que las personas cercanas al boxeador estén atentos de su salud antes, durante y después de una pelea para ver los posibles signos de lesiones graves y cómo evitar una lesión potencial grave.

El Consejo Mundial de Boxeo dice que se acoge a los estándares mundiales “para la protección de la salud y prevención de lesiones en el deporte” y se compromete a hacer “todo lo que esté a su alcance” para fomentar y mejorar la medicina deportiva para emplearla en el servicio del deporte. Además en su código de ética están los principios de proteger el bienestar de los boxeadores “a cualquier costo”.

Finalmente la Asociación Mundial de Boxeo (WBA), en sus reglas para proteger el bienestar de los boxeadores, dice que el árbitro tiene la facultad para detener los combates si considera que dicha pelea se ha tornado peligrosa de un lado y, en caso de continuar con la pelea, es probable que el boxeador sufra lesiones graves.

O se toman urgentes medidas, donde la quita de licencias no termine siendo otro negocio o el box, uno de los más apasionantes deportes de contacto, dejará de existir, si  en el ring se siguen perdiendo vidas.

Deja un comentario

Cerrar menú