San Cayetano… muchos planes sociales y poco trabajo; por Mercedes Possio
7 de agosto

En su momento se dijo que los planes sociales eran un paliativo para contener a la pobreza hasta que las personas con capacidad laboral pudieran conseguir un empleo que les permite tener ingresos acordes a sus necesidades.

Pero hasta antes de la salida del kirchnerismo del Gobierno nacional, los planes sociales funcionaron como una forma de tener votos cautivos para que los políticos puedan perpetuarse en el poder.

El gobierno nacional actual los duplicó en los dos últimos años, agravando la línea de pobreza y sumiendo a una franja mayoritaria de jóvenes en convertirse en parias del trabajo.

Entre la corrupción anterior y la incompetencia manifiesta de este gobierno San Cayetano se convierte en héroe de un país que estando al borde del abismo, el domingo vota por algunas de estas dos alternativas. Sin esperanzas y sumido en la angustia, se encuentran los argentinos, viendo a los candidatos alegremente prometer lo que nunca cumplieron. Algún día alguien vendrá seriamente a solucionar el desastre que dejaron los líderes populares y demócratas de poca monta.

El número de planes sociales a mayo de 2.015 era de 18.244.436, pero la cantidad de beneficiarios pudo ser menor ya que alguna persona estaría recibiendo más de una asistencia estatal.

Agustín Salvia, investigador del Observatorio Social de la UCA, dijo en diálogo con el diario La Nación que “los planes sociales no ayudaron a erradicar la pobreza y solo contuvieron a la indigencia que hoy está alrededor del 5% […] El 24,5 % de los hogares urbanos de toda la Argentina reciben algún tipo de plan social”.

Entre 2014 y 2015, se duplicó el presupuesto de transferencias sociales: creció el 111,4%. En 2013 el monto ascendía a $ 74.370 millones y pasó, en 2014, a $ 120.573 millones y, en 2015, a $ 157.209 millones; pero a fin de ese año terminó en más de $ 180.000 millones.
En 2012 se distribuían 17,3 millones de planes, lo cual implica un aumento de 5,23% en tres ejercicios presupuestarios.

Así lo reveló un estudio de la Fundación Libertad y Progreso (FLP) coordinado por el economista especializado en planes sociales Hilding Ohlsson.
El relevamiento se elaboró sobre la base del presupuesto nacional 2015 de los seis organismos que emiten esas transferencias: la Anses y los ministerios de Desarrollo Social, Trabajo, Planificación, Educación y Justicia.

No comprende los planes sociales de las provincias ni los municipios. Los $ 157.209 millones que se transfieren representan el 13,1% del presupuesto de este año, que asciende a $ 1,2 billones, y un 3,57% del PBI actual, de $ 4,4 billones.

Deja una respuesta