«SI MACRI NO ECHA MAÑANA A PEÑA Y DUJOVNE, NADIE LLEGA AL 27 DE OCTUBRE»; por Claudio Hugo Naranjo
Marcos Peña y Nicolás Dujovne

Si en las primeras horas de la tarde del martes 13 de agosto de 2019 Mauricio Macri no despide a su jefe de Gabinete y a su ministro de Finanzas, los argentinos, todos, hasta los que triunfaron, no llegamos al 27 de octubre.

Por qué analizar este punto esencial, pues, no es muy complicado, después de oír y ver al presidente y su precandidato a vice en la conferencia de prensa que brindaron hoy por la tarde, en donde Macri acusa de su derrota a los que triunfaron en las PASO de ayer por no ser creíbles para los mercados nacionales e internacionales –en una paranoia difícil de explicar-, deduzco que el gobierno no lee la realidad y niega la autocrítica –algo que sí hizo María Eugenia Vidal-, que es crucial tanto en los triunfos como en las derrotas, y esta no es una derrota convencional, millones de argentinos le dieron la espalda con la daga imposible de esquivar el voto.

Sería ingenuo creer que con estas dos salidas del equipo el país hasta octubre se tranquilizará, pero acontecerá un hecho en el cual, un sujeto –Macri- se libraría del primer y negativo escollo con el cual cada día lo van llevando a estrellar el Cessna, porque ya no es un Boeing, es una avioneta cargada con 40 millones de argentinos y en ella, también están Alberto Fernández y Cristina Fernández, salvo que Cristina lo quiera estrellar con su candidato a Presidente en ella.

Los mercados son cinco atorrantes que Macri deja que se muevan y con ellos les quiere hacer creer a los argentinos que si no votan en octubre por él, todo se va al fondo del Índico; es mentira, el presidente, o aún no cayó o está pasando por algún mal momento que no deseo ahondar. El mercado, es su entorno, que no tiene ni una luz prendida desde hace tiempo y que creían que aún puteándolos los iban a votar. Los putearon y no los votaron.

La salida de este berenjenal que se metió el gobierno por incapaz hace un año es Peña y Dujovne, dos tipos que deben ir al banco y no aparecer más por los pasillos de La Rosada; en segundo lugar, una profunda reflexión de la derrota, sabiendo que es irreversible y promoviendo una transición digna y en paz, ¿o Macri terminará siendo tan parecido a Cristina, cuando no hizo la entrega del mando?

Si Macri consigue maniobrar la avioneta, tal vez, exista una mínima posibilidad para Vidal –remota-, pero posibilidad al fin; debe dejar en pensar en él y ver como entrega el poder el 10 de diciembre, con dignidad y lo más lejos de las maniobras antidemocráticas de Cristina. No se perdió por el kirchnerismo, se perdió porque se unió todo el peronismo y el peronismo de Alberto Fernández tal vez no sea el Perón que odia Cristina.

Los mercados, si Macri los sigue convocando a la fiesta diaria, puede ocurrir que se lo lleven puesto a él y a todos los argentinos, que solo piensan cómo pagan los servicios. Reaccione presidente, mañana debe echar a dos de sus ministros… peor es divorciarse. Se lo digo por experiencia.

Deja un comentario

Cerrar menú