«CON LA ÉPICA DE LAS GRANDES GESTAS, MACRI COMIENZA A DAR VUELTA LA ELECCIÓN»; por Claudio Hugo Naranjo
Mauricio Macri en el balcón de La Rosada

La movilización de la ciudadanía a la Plaza de Mayo en el día de la fecha (24-8-2019), será recordada por los argentinos y el mundo, como el rescate a un Presidente que viene de su peor derrota electoral; la épica nos retrae al 17 de octubre de 1945 cuando una parte del pueblo fue al rescate del detenido coronel Juan Domingo Perón.

Cualquier resultado electoral favorable al oficialismo en la crucial elección del 27 de octubre próximo, será sin ningún lugar a dudas, una ‘victoria a lo Pirro’, los heridos esa noche se contarán por miles. Macri regresará a Olivos y deberá decir como Pirro… “Otra victoria más como está y regresaré solo”.

Es que los cálculos matemático existen y dicen que es posible revertir el resultado y no es tan complicado como lo explican algunos colegas, es mucho más simple de lo que se piensa; Alberto Fernández y Cristina de Kirchner tienen millones de votos prestados –no me cansaré de decirlo-, el voto bronca volverá sin ninguna duda a las urnas de Macri. 

Cinco puntos que bajen los Fernández serán cinco puntos que suba el Presidente y por lo tanto la diferencia quedará entre cinco y seis puntos, siempre arriba Alberto, pero ese resultado los obliga a los dos a un mano a mano el 24 de noviembre, donde se definirá quién gobernará los venideros cuatro años.

Y en ese contexto Macri tiene todas las posibilidades de derrotar al Peronismo por primera vez, recordemos que ya derrotó dos veces al kirchnerismo, ese domingo los pondría a todos en una misma bolsa y sería una victoria histórica.

Pero nunca se podría igualar a la elección general, en la cual Macri descontaría 10 puntos, en una gesta que solo nos retrae al pasado cuando Perón daba vuelta una elección, donde toda la oposición se unió solo para vencerlo a él. Y a partir de ese día se convertiría en el nuevo líder de las mayorías.

Creo que hoy Macri, el oficialismo todo y los Fernández, comenzaron a entender más claramente qué ocurrió ese domingo 11 de agosto inolvidable y dramático; fue una buena lección de los argentinos, por los cuales me siento tan orgulloso de su emancipación electoralista, haciéndole saber a todo el arco político, que ya nunca más tendrán la ‘vaca atada’. El mensaje fue contundente, como lo fue hoy esta impresionante movilización en todo el país.

Macri comprendió el mensaje, tarde, pero el susto lo hizo reflexionar y sabe que el olvidarse de las necesidades de la gente –no importa la ideología-, lo puede llevar derechito a Los Abrojos y Alberto Fernández si llegase a ganar, ya lo sabe. Con los argentinos los políticos no joden más. Es el mensaje argentino que traspasa las fronteras y llega a todos los puntos del planeta. Esta última elección y la venidera hicieron y harán que los ojos del mundo se depositen en un país complicado… llamado Argentina.

Deja una respuesta