«SIN UN JEFE EN LA OPOSICIÓN Y CON UN PUEBLO EN LA CALLE, EL GOBIERNO TAMBALEA»; por Claudio Hugo Naranjo
Horacio Rodríguez Larreta

Como dijo el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, hoy Cambiemos no tiene jefe; y no está mal que lo diga una de las principales figuras de la oposición, si lo decía la prensa es muy probable que se la tildara de kirchnerista a la fuente en cuestión. Lo trascendente ya no es ¿dónde se fue el expresidente Mauricio Macri?, lo importante para el armado político para enfrentar la próxima elección, es que ya no va a ser cabeza de esta coalición.

Lo impactante que dejan ver las últimas mediciones, es el cambio brusco en el humor social de la ciudadanía, que vio en el primer semestre cómo procesados y detenidos con causas abiertas por delinquir, ganaron las calles sin ningún tipo de ‘operación encubierta’, tanto exfuncionarios del gobierno de Cristina Fernández, como presos comunes.

Es de notar, que están en una burbuja –gobierno nacional- o no alcanzan a vislumbrar el tsunami electoral que se les viene, mucho peor que en 2015, preanuncio una derrota estrepitosa como la que tuvieron en el 2009, después de enfrentarse cara a cara con el campo. Clase media, media alta, sectores de clases bajas laburantes que llegaron a ese escalón en las últimas décadas; jubilados, pensionados, Fuerzas Armadas y de Seguridad, pequeñas pymes, emprendedores, hombres y mujeres del trabajo con el cual se construyó este hermoso país, le dicen basta a los corruptos que los gobiernan y que dejen de mantener con sus ingresos a los vagos.

La revolución está en marcha y será indetenible, la cual terminará definitivamente con el kirchnerismo; este pueblo nunca se dejó llevar de las narices por nadie a lo largo de toda su historia. Es un pueblo que es de temer, pues cuando se decide a marchar hacia un objetivo, es inmanejable. Es hora que el poder ejecutivo y el legislativo dejen de ser una cueva de ladrones, el COVID-19 se irá junto al kirchnerismo.

Alberto Fernández, es muy probable que no termine su mandato, la revolución de las clases sociales que acabo de nombrar, no solo terminaran con un sistema corrupto, sino que será la primera vez en la historia, que una revolución acaba derrotando al peronismo en el poder. El año 2021 será muy similar al 2001, será por ello, que la oposición deberá ubicar a sus mejores cuadros en los primeros puestos, tanto en diputados como en el senado, pues allí, estará nuevamente la llave que llevará a los argentinos a un cambio de paradigmas.

Solo se requiere mucha calle, lucha y paciencia. Argentina ya está transitando una nueva revolución. 

Deja una respuesta