¿DUHALDE FUE FRANKESTEIN O FRANKESTEIN FUE NÉSTOR KIRCHNER?; por Claudio Hugo Naranjo
Néstor Kirchner

En la novela de Mary Shelley, Víctor Frankestein crea a partir de partes diferentes de cadáveres  un ser alienado y carente de sentido e identidad humana.  Los diferentes personajes de la historia -principalmente Víctor Frankenstein- se refieren a él usando diversos apelativos: demonio, miserable, desgraciado… De manera significativa, el término “monstruo” se utiliza en pocas ocasiones en la novela.

Eduardo Duhalde siempre tan original, dijo años después: “Yo traje al ‘loco’… yo me llevo al ‘loco’. Y eso no sucedió nunca porque el ‘loco’ se murió, y el ‘peroncito’ de Lomas ya nos había incubado el virus que luego terminó en llamarse ‘Kirchnerismo’.

El próximo 27 de octubre se cumplen 10 años de la muerte del expresidente Néstor Kirchner, que será homenajeado por su esposa, hijos, Presidente y partidarios con una estatua –que estaba en la UNASUR- que será presentada en el CCK para corroborar la decadencia de las últimas décadas en la Argentina.

Kirchner falleció en el preludio de su funeral político, ya que en las elecciones del 2011 se iba a presentar nuevamente a candidato a Presidente por el FpV suplantando a Cristina Fernández, su esposa. Se, que lo que voy a narrar es contrafáctico, pero si volvemos a 2009 y 2010, el kirchnerismo en cualquiera de sus vertientes perdía por paliza contra cualquier adversario, es muy probable que Mauricio Macri se hubiese presentado como candidato y seguro se alzaba con el triunfo que luego se dio en el año 2015.

Pero el destino quiso, lamentablemente para él y toda su familia, que a esa elección nacional no llegara con vida; y el destino que es tan cruel nos volvió a enfrentar a otra mala jugada a todos los argentinos, que el kirchnerismo alcanzara el triunfo por tercera vez, nuevamente en manos de Cristina Fernández y el país casi en forma definitiva ingresó en un espiral de odio y violencia verbal como pocas veces se haya visto.

Hoy lo estamos viendo por cuarta vez, ahora en la versión Alberto Fernández; Héctor Cámpora que gobernó Argentina en 1973, se encontró con un país mucho más difícil por lo violento y con la sombra de Juan Domingo Perón. Sin embargo, aquel odontólogo de San Andrés de Giles hizo mejor las cosas en 49 días que Fernández Alberto en casi 11 meses.

¿Es posible? Primero, formó un gabinete nacional de su riñón, hombres y mujeres que veían el mundo como él –salvo José López Rega- e intentó hacerse fuerte, sin dejar de respetar a Perón, maniobrando la armonía en todos los sectores. Dicen, que los nombres fueron apuntados por Juan Domingo Perón, (Eso es falso, es cierto que el General quería poner la lista completa, pero cuando le llegó faltaban cuatro ministerios que Cámpora se los ocultó, eso hizo enojar a Perón, quien le devolvió la casilla vacía) que Ramón J. Benítez era el preferido del General para el Ministerio del Interior, pero terminó en la menos significativa cartera de Justicia. Esteban “Bebe” Righi ocupó ese lugar en el efímero gobierno de Cámpora. Dicen que Perón nunca perdonó el ninguneo a Benítez. 

Segundo, al ministro de Bienestar Social (López Rega), no lo atendía, le había metido su gente dentro del mismo ministerio; y tercero, Perón no era  Cristina Fernández, estamos hablando de un líder mundial con todas sus neuronas funcionando, con casi 78 años. Entonces la primera conclusión que saco, es que Cámpora con todas sus limitaciones y succionado de un lado por la ‘Tendencia’ y por el otro por Perón y la burocracia sindical peronista, demostró – a los acontecimientos me remito- más carácter y fortaleza. Sabemos que Ezeiza fue su Waterloo.  El Fin.

Pero Duhalde con su inestimable aporte al país nos permitirá ver el próximo 27 un espectáculo dantesco, lleno de odio y fanatismo y con un títere haciendo de Presidente. 

Gracias Duhalde, en nombre de las próximas generaciones!

Deja una respuesta