ENTRE NÉSTOR KIRCHNER, CRISTINA, MAURICIO MACRI Y ALBERTO FERNÁNDEZ  NO LOGRAMOS UN PERÓN ENANO; por Claudio Hugo Naranjo
Duhalde-Cristina-Macri

17 años de angustias, tormentos y penurias, veníamos del ‘que se vayan todos’, Eduardo Duhalde hace magia y saca de su galera un invento del sur patagónico llamado Néstor Kirchner, gobernador de la pequeña y lejana Santa Cruz, allí donde las causas y sus efectos no se conocen; a Buenos Aires sólo llegaba el viento.

Kirchner con viento de cola mundial, la soja a $600 la tonelada, aprovecha el buen humor de la gente y la emprende en la materia que más notas altas había sacado, depredar el Estado, vaciarlo, acumular divisas en lo personal, hacerse millonario y con ese dinero hacer campaña. Manejar la caja de todas las provincias y municipios y tenerlos a todos de rehenes.

En 2007 su esposa, Cristina Fernández asume la presidencia de la Nación con doble comando, de la política se hace cargo Kirchner; como el viento de cola ya no sopla con tantos bríos, necesitan otros ingresos para hacerle frente a las demandas sociales, que comenzaron a ser sus clientes. Pero nace un problema por las retenciones al campo, era una pelea entre poderosos en donde nada tenían que ver los trabajadores. Fue una guerra de capitales. El campo se alineó en todos los frentes y la derrota fue historia para el kirchnerismo.

Luego lo que todos ya conocemos, derrota en 2009 en manos de Francisco de Narváez, la muerte de Néstor Kirchner, seguido del triunfo de luto de la señora de Kirchner nuevamente; estrepitosa derrotas en el 2013 y 2015, y se va con un país con el 35 % de pobres (1975-5%), hiperinflación y un país totalmente dañado en lo económico y moral.

Pero para sorpresa del mundo llega la esperanza blanca, aquel que dice antes de asumir: “Voy a derrotar la pobreza”… sin palabras; Mauricio Macri concluyó su mandato con el 50% de pobres, una deuda externa desbordada, el desempleo más alto de las últimas décadas y lo peor, Cristina Fernández nunca estuvo tras las rejas. Un incompetente, que nos engaño a todos. No tiene más oportunidades por reiteradas entrevistas que dé todos los días. Defraudo y cometió al volver al ruedo un error de principiante, culpar de la política de su gobierno a otros hombres que integraban su coalición (Frigerio-Monzó), un papelón.

Y para culminar esta película de terror hace casi 11 meses que nos gobierna nuevamente Cristina Fernández, la vicepresidente del presidente Alberto Fernández; no saben dónde está la orilla, estamos a días de naufragar en el peor de los mares; es la tormenta perfecta: corrupción, desgobierno, economía sin rumbo, inflación, millones de pobres, aislamiento internacional y COVID-19.

Juan Domingo Perón, aún sin sus dos manos, los sacaba de escena. Dijo cuándo volvió al país definitivamente en 1973: “Les deje una estancia y me encuentro con un kiosco”. No será hora que volvamos a barajar y dar de nuevo?

Deja una respuesta