LA EXGOBERNADORA DIO ASÍ OTRO ESPALDARAZO -POR SI FALTABA- AL PROYECTO PRESIDENCIAL DE RODRÍGUEZ LARRETA… CHAU MACRI
Intendentes y referentes bonaerenses de Pro

Su extremo bajo perfil público y algún faltazo en las reuniones de Juntos por el Cambio alimentaron rumores de cambio de distrito y cierta desazón. Por eso, y aún sin dejar definiciones tajantes sobre su futuro electoral, la exgobernadora María Eugenia Vidal fue la figura saliente del almuerzo programado entre su socio político, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, y la cúpula de Pro bonaerense, que encabeza el intendente de Vicente López, Jorge Macri, e integrada por distintos intendentes del conurbano.

Alineados en el discurso y la acción, Rodríguez Larreta y Vidal enfatizaron sobre la necesidad de «ampliar hacia el centro» Juntos por el Cambio, para que -según dijo el jefe de gobierno porteño- «no solo ganemos en 2023, sino que también tengamos una base para poder gobernar». Con ese discurso «dialoguista», diferenciado de los «halcones» opositores que piden mayor dureza contra el kirchnerismo, la exgobernadora dio así otro espaldarazo -por si faltaba- al proyecto presidencial de Rodríguez Larreta.

«Es algo totalmente normal que haya venido. Ella es nuestra referente en la provincia», afirmó uno de los intendentes del conurbano que participó del almuerzo, con menú de antipasto, lomo y pescado en un tradicional restaurante italiano de Lanús, con el intendente Néstor Grindetti como anfitrión.

«Nos reunimos con Horacio y María Eugenia, con quien intercambiamos ideas y experiencias de gestión; este ha sido un año muy particular donde se ha afianzado el trabajo conjunto de la ciudad y todo el entorno del AMBA», dijo Grindetti al término del almuerzo, en el que abundan los llamados a sostener la unidad de Juntos por el Cambio y «continuar fortaleciendo el partido, sumando nuevas voces para robustecer la coalición».

Con Vidal como única mujer presente («tenemos que tener más intendentas», reconoció un jefe comunal), también participaron el senador nacional Esteban Bullrich; el diputado nacional Cristian Ritondo y los jefes comunales Diego ValenzuelaJulio GarroGuillermo MontenegroPablo PetreccaEzequiel Galli Javier Martínez.

La mano derecha de Vidal en su gestión bonaerense, el exjefe de gabinete provincial Federico Salvai, compartió también el encuentro con el senador provincial Roberto Costa y los funcionarios porteños Eduardo Macchiavelli y Federico Di Benedetto, hombres clave del armado territorial de Larreta.

«Hablamos de lo bueno que es habernos mantenido unidos», contó otro comensal, y citó palabras de Rodríguez Larreta, para quien «es inédito: desde 1983 que una oposición no se mantenía unida luego de perder una elección». Más allá de las apelaciones a la unidad, hubo coincidencia en la necesidad de un modelo de «ampliación» para tener chances de triunfo, no solo en las elecciones legislativas del año que viene, sino en las presidenciales de 2023.

«Hay que buscar la gente que se nos fue y al peronismo no kirchnerista desilusionado de este Gobierno», resumió otro intendente, sin nombres ni alusiones personales. ¿Y la candidatura de Vidal a diputada? «No se habló, hay tiempo para decidir hasta marzo», coincidieron cerca de la exgobernadora, que en sus apariciones en Zoom mantuvo el misterio sobre su futuro político. Ser candidata en la provincia (la opción que más seduce a Larreta y todo Pro bonaerense), volver a competir por la ciudad en la que fue vicejefa de gobierno o dejar pasar un período, las opciones aparecen abiertas.

En la reunión, y al margen de las críticas de los halcones a su estilo de gobierno, Rodríguez Larreta dejó en claro que, a pesar de las sucesivas quitas en la la coparticipación de la ciudad, seguirá conversando con la Casa Rosada. «Se puede tener posiciones firmes, pero a la vez seguir dialogando», graficó otro de los presentes.

Al margen de que las negociaciones subterráneas ya se dan en los hechos -el aliado dialoguista radical Martín Lousteau se reunió ayer con el exgobernador socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz, para seguir explorando una alianza en esa provincia-, en la reunión enfatizaron la necesidad de sostener un rol protagónico para el expresidente Mauricio Macri, enrolado en posturas frontalmente críticas del Gobierno.

«Mauricio se tiene que sentir parte de lo que viene, porque tiene mucho para aportar», fue la conclusión de la reunión, que duró casi dos horas y en las que hacia el final algunos, en ambiente distendido, se animaron a una copa de vino.

Deja una respuesta